La fractura de cadera sigue significando hoy por hoy un serio problema de incapacidad para los mayores de 80 años, con un considerable índice de mortalidad, el coste sanitario y social que ocasiona, hace que sea cada vez más necesario que creemos programas de prevención y recuperación efectivos, considerando la alimentación, la vida sana y el ejercicio, y el control de la osteoporosis.

Una fractura es una falta de continuidad en una parte del hueso, la fractura de cadera, es una ruptura en el fémur (hueso del muslo) de la articulación de la cadera. Dependiendo de la localización de la fractura se denomina y se trata de una u otra forma.

El cuello del fémur contiene una red de circulación venosa muy compleja y única en su anatomía que además de guardar una estrecha relación con diversas patologías, hace que la atención médica tras una fractura de cadera constituya una emergencia. (riesgo de necrosis)

La necrosis se produce cuando cualquier tejido u órgano se ve privado de irrigación sanguínea, por lo que la zona afectada termina muriendo y siendo irrecuperable y derivando en serias complicaciones.

“Dependiendo de la zona donde se produzca existe riesgo de necrosis”

cadera2

Sin embargo muchos ancianos son diagnosticados de fractura de cadera tras haber transcurrido días e incluso semanas, después de producido el hecho, pues o bien después de la caída han podido seguir caminando, o bien están encamados o en sillas de ruedas, y no han sabido o podido identificar lo que les ocurría. Por ello es de vital importancia la continua observación de nuestros abuelos dependientes, pues para que una fractura de cadera se produzca, no es necesario que haya habido ninguna caída, simplemente se rompe por desgaste, como si de un palo seco se tratara, y si la persona no está de pie, puede que ni siquiera lo note.

“Puede que la cadera se rompa al caer, o que primero se produzca la fractura y luego la caída”

cadera3

Puede que después de haberse producido la fractura, la persona se vuelva a poner de pie y continúe andando, con alguna mínima cojera, que seguramente intentará ocultarnos o disimular de alguna manera, también puede que se queje de dolor en la rodilla y la espalda.

Unos de los síntomas que más y mejor nos puede orientar en que efectivamente se ha producido una fractura de cadera es el acortamiento de una de las extremidades inferiores, y que esta se va hacia afuera al quedar tendida. (Rotación exterior)

La fractura de cadera se produce en mayor proporción en las mujeres que en los hombres, sobre todo por la descalcificación ósea (osteoporosis), que se genera durante la menopausia.

cadera4

Si nos encontramos con una persona que sospechemos ha sufrido una fractura de cadera, por caída o no, es muy importante movilizarla lo menos posible, pues existe un alto riesgo de que empeoremos la situación dependiendo del traslado y las movilizaciones que empleemos. Como hemos dicho antes, no todas las fracturas de cadera son iguales, y si ha afectado a la zona más vascularizada puede que la persona esté en serio peligro, pues el riesgo se extiende al resto del organismo.

MOVILIZACIÓN

Normalmente serán los dispositivos sanitarios los que se encarguen de la movilización y el traslado, pero en algún momento podríamos tener la necesidad de hacerlo nosotros mismos y para ello tendremos que usar la imaginación y emplear los medios que tengamos disponibles en ese momento.

cadera5

Lo importante es mantener inmovilizada la zona lesionada, lo más fija y recta posible, evitando roces.

cadera6

Para ello emplearemos aquellos materiales que tengamos a mano: toallas, sábanas, palos de escoba o fregona, bufandas, pañuelos largos, etc.

cadera7

FACTORES DE RIESGO

Estos son los factores de riesgo más comunes en las fracturas de cadera, aunque algunos de estos factores pueden cambiar dependiendo del individuo.

  • Edad avanzada
  • Sexo femenino
  • Raza blanca
  • Osteoporosis
  • Sedentarismo
  • Déficit visual
  • Marcha inestable
  • Trastornos alimenticios: desnutrición, alcoholismo, obesidad, etc.
  • Y algo muy importante a tener en cuenta:
    • ¿Dependiente o Autónomo?
    • ¿Institucionalizado o Independizado?

La involución producida por la edad disminuye la coordinación, la visión, la audición y los sistemas de alerta autónomos. Otras patologías y la disminución de la capacidad cognitiva disminuyen los reflejos y merman la capacidad de reacción. El aumento de la utilización de fármacos en nuestros mayores, especialmente los que inducen al sueño, los antidepresivos y en caso de demencias los antipsicóticos, aumentan aún más el desequilibrio y el riesgo de caída.

TIPOS DE FRACTURA DE CADERA

  • Fracturas intertrocantéreas: Son las que se localizan entre el trocánter mayor y menor, son las más frecuentes del fémur proximal y habitualmente ocurren en pacientes de mayor edad, aquí la importancia son el resto de patologías asociadas que pueda comprometer la recuperación total del anciano, pues en estas fracturas no se suele afectar la irrigación de la cabeza del fémur, por lo que el riesgo de necrosis es mínimo, y un tratamiento quirúrgico adecuado y a tiempo, suele dar resultados óptimos.
  • Fracturas del cuello femoral: normalmente se producen por caídas en personas mayores con osteoporosis o cualquier otra patología ósea. Siempre debemos de tener en cuenta la posibilidad de que la persona haya sufrido un accidente isquémico transitorio o un bloqueo que haya generado una pérdida de conciencia y la posterior caída, o por mareo, vértigo, problemas de tensión, etc.

Las fracturas de cuello femoral son fracturas intracapsulares que afectan la irrigación de la cabeza femoral y su viabilidad va a depender del grado de desplazamiento de los fragmentos, por lo tanto mientras más desplazados, mayor riesgo de necrosis.

  • Fracturas de cabeza femoral: Son el resultado de impactos o accidentes de mucha fuerza, pueden asociarse a luxación de la cadera, fractura de cuello, pero hay que tener presente que junto con esta fractura puede haber afectado otro segmento u órgano del organismo.
  • Fracturas subtrocantéreas: Son fuertes traumatismos, normalmente producidos por accidentes, más asociadas a personas jóvenes, este tipo de fractura suele tener un retraso en la consolidación que puede degenerar en pseudoartrosis.

cadera8

CIRUGÍA Y PRÓTESIS DE CADERA

La intervención de una fractura de cadera debe realizarse en las primeras 24-48 h, el retraso incrementa el riesgo de complicaciones y mortalidad. La cirugía en las primeras 24 h reduce el riesgo de trombosis y de tromboembolia pulmonar, curiosamente se ha demostrado que la cirugía de emergencia por la noche aumenta la mortalidad.

cadera9

cadera10

Actualmente, en la Comunidad Europea se estima un aumento del 135% de fracturas de cadera en los próximos 50 años y para 2050 se esperan, según Melton, más de 6 millones de fracturas de cadera en el mundo y más de 1 millón en Europa.

Los costes por fractura de cadera en la CE se estiman en 14.700 millones de €/año. El coste medio de la hospitalización en España derivada de una fractura de cadera, oscila dependiendo de la Comunidad Autónoma entre 1.200 y 1.500 euros diarios.

El 26% de los pacientes muere a los 3 meses de la intervención; en el 50% de los casos aparecen complicaciones debidas a patologías adyacentes del individuo, y en los 4 primeros meses, la mortalidad es del 12-20%, más alta que en personas de la misma edad que no hayan sufrido una fractura de cadera.

La mortalidad en personas mayores afectadas de fractura de cadera sigue siendo demasiado alta, entre un 5- 25% hasta los 3 meses de haber sufrido la fractura, y entre el 12 y el 30% al año de la misma.

cadera11

REHABILITACIÓN Y RECUPERACIÓN

La rehabilitación y recuperación de un paciente de fractura de cadera, debería de ser efectuada en un centro de rehabilitación, o en el domicilio por un sicoterapéuta, pero en multitud de ocasiones, nos encontraremos con que esto no ha siso así por diversos motivos, principalmente económicos, de modo que nos tocará a nosotros como profesionales sociosanitarios, acometer esta función, por el bien del paciente. Antes de comenzar con una adecuada rehabilitación y recuperación de las capacidades anteriores del individuo afectado, deberemos de tener en cuenta ciertos datos:

  • Información sobre los hechos que han motivado la fractura.
  • Hoja clínica donde aparezca las pautas del cirujano.
  • Antecedentes clínicos del paciente.
  • Fármacos que toma habitualmente.
  • Estado de independencia del paciente, anterior y actual.
  • Capacidad cognitiva del paciente anterior y actual.
  • Valoración de vida social.

EJERCICIOS

Unos pequeños ejemplos de cómo ayudar al anciano, intervenido de una fractura de cadera, a recuperar su movilidad y el grado más alto posible de autonomía.

Estos ejercicios siempre estarán supervisados por un profesional cualificado, hasta el momento de que el paciente pueda hacerlos por sí solo, y se podrán ir adaptando ejercicios y pautas dependiendo del estado y la evolución de cada paciente.

cadera12

cadera13

Además de estos sencillos ejercicios, podemos ir dando pequeños paseos ayudados primero del andador, y luego de la muleta o bastón, hasta que podamos caminar normalmente.

La natación, cuando sea posible, es un excelente ejercicio y muy completo tanto para la recuperación como para la prevención, tanto de la cadera como de cualquier otra parte de nuestro cuerpo.

cadera14

INVENTOS CURIOSOS

cadera15

Protector de cadera para personas que viven solas en el domicilio, o padecen de riesgo de fractura por sintomatología adyacente.

Hasta el momento no se ha podido demostrar la efectividad en la protección que ejercen este tipo de pseudoprótesis ante una fractura de cadera.

cadera16