El Sector de Educación alerta de que desde 2011 se han eliminado 115 aulas de Educación Infantil y las plantillas se han reducido en 170 docentes en la provincia

El sindicato muestra su oposición a la política “oscurantista” y “economicista” de la Delegación Territorial de Educación

El Sector de Educación de CSIF Córdoba denuncia que se sigue produciendo una pérdida de unidades y profesorado en la Enseñanza Pública cordobesa. Son numerosos los casos que curso tras curso se han ido sucediendo. En particular, en nuestra provincia se han destruido más de 115 unidades de Educación Infantil desde el año 2011, “teniendo efectos devastadores  en las plantillas docentes de la educación pública que se han visto también minoradas”.  En concreto, durante dicho periodo se han perdido más de 170 docentes de dicha etapa educativa. Sin embargo, resulta significativo que en la enseñanza concertada se han incrementado en 21 unidades.

A juicio de la responsable del Sector de Educación de CSIF Córdoba, Elena García, este caso supone un atentado a la Educación Pública, máxime si se tiene a la reducción severa de unidades y profesorado registrada en los últimos años. Además, lamenta el “oscurantismo” que desde la Delegación mantiene en relación a este asunto. Por parte de CSIF se ha requerido en repetidas ocasiones información sobre la pérdida de unidades en la Enseñanza Pública. Sin embargo, el delegado territorial no ha respondido a estas peticiones realizadas por el sindicato mayoritario de la Educación Pública en Córdoba.

La máxima representante del Sector de Educación de CSIF Córdoba indica que “la Enseñanza Pública se defiende con hechos y medidas concretas que vengan a paliar la pérdida de aulas y docentes producida en los últimos cursos”. Desde CSIF se exige la recuperación de las plantillas y la elaboración de un plan de choque que ponga fin a esta reducción de unidades que suponen un ataque a la Educación Pública.

CSIF ya denunció en marzo que había tenido conocimiento de la eliminación de unidades en ocho centros para el curso 2018-2019. En el caso de la capital, en el IES Medina Azahara se anulará unidad de Bachillerato y en el CEIP José de la Torre y del Cerro, se eliminará otra en Infantil, entre otros. Para esta central, la situación es igualmente preocupante en la provincia debido a la pérdida de una unidad del primer ciclo de Secundaria en el CEIP Nuestra Señora de las Veredas de Torrecampo, dos en 2º de la ESO y en Bachillerato en el IES Alto Guadiato de Peñarroya-Pueblonuevo, otra de Infantil en el CEIP Alcalá Galiano de Doña Mencía y otra de Primaria en el CEIP Carmona Sosa de Palma del Río, entre otros.

A estos centros se suman otros que perderán unidades, según ha podido saber CSIF recientemente. Uno de ellos será el CEIP Ramiro de Maeztu en Puente Genil, que se quedará con dos aulas menos de Primaria. También se encuentran en esta situación el CEIP Federico García Lorca en Conquista, con una unidad menos de Infantil, el CEIP Juan Alfonso de Baena y el CEIP Alameda del Obispo en la capital, que también perderán sendas unidades de Infantil.

Desde CSIF se rechaza que se intente justificar este ataque a la educación pública con el argumento de la bajada de la natalidad. “No aceptamos un análisis simplista de la realidad, ya que la bajada de natalidad es un hecho innegable que repercute negativamente en la aminoración de unidades, pero habría que analizar también otros recortes, como la reducción de personal en el área de bilingüismo o la eliminación de las sustituciones para los docentes de más de 55 años, unos ajustes que se omiten interesadamente, pero que están produciendo un efecto negativo en cuando a la reducción de unidades”, resalta García.