Las Consejerías de Salud y de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía han querido hacer una llamamiento a la calma ante el informe de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer, organismo dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), sobre el efecto en la salud del consumo de carnes rojas y procesadas. En un comunicado conjunto señalan que las afirmaciones realizadas por el organismo internacional son acordes a las recomendaciones ya existentes sobre la ingesta moderada de este tipo de alimentos y la promoción de una dieta equilibrada en la población, consejos que la propia OMS ya había puesto sobre la mesa con la advertencia sobre el consumo excesivo de carnes rojas y los embutidos.
Ambas consejerías, como también ha expresado el Ministerio de Sanidad, a través de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), recalcan la recomendación actual de salud pública de que el consumo de carne roja debe ser moderado y abogan por el consejo de los expertos, que recomiendan un consumo variado de alimentos y una dieta equilibrada, con la dieta mediterránea como eje central. Los embutidos pueden seguir consumiéndose según se recomienda en la pirámide de la alimentación: de una a dos veces por semana.

El comunicado apunta a que es fundamental centrar la atención en la prevención, no sólo a través de la alimentación, sino con hábitos de vida saludable como la actividad física y el deporte y apuesta por seguir apoyando una producción que garantice la seguridad alimentaria y calidad de estos productos.

La Junta defiende la dieta mediterránea, que tiene en su tercer eslabón el consumo de carne, cuyos valores nutricionales y saludables está avalada por numerosos informes científicos y que fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en 2010.

El comunicado recuerda que Andalucía produce carnes de calidad con las máximas garantías, con los debidos controles de seguridad y trazabilidad. Actualmente, cuenta con seis denominaciones de calidad que amparan productos cárnicos, las denominaciones de origen (DO) Los Pedroches y Jabugo, las indicaciones geográficas protegidas (IPG) del Cordero Segureño, el Jamón de Trevélez y el Jamón de Serón y la Especialidad Tradicional Garantizada (ETG) Jamón serrano, de ámbito nacional.

Además, la industria cárnica en Andalucía genera 7.232 empleos, con una facturación de 1.712 millones de euros y un valor de la producción ganadera de 1.618 millones de euros. El número de explotaciones ganaderas en las ocho provincias andaluzas asciende a 138.888.