La carrera de sacos reúne a más de 1.500 personas en la calle Pedroche, mientras que los mizos y los tiraores muestran la esencia de juegos de Los Pedroches

Deporte, competitividad y tradición llenan Añora de valores importantes como la convivencia, la sana competitividad, el civismo y el ocio en un entorno único gracias a las Olimpiadas Rurales de Los Pedroches, en Añora, donde 960 personas de 48 equipos compiten por el gran adoquín olímpico, una pieza de piedra de 25 kilos que se entregará mañana al campeón. Sabino Luna, técnico municipal y uno de los coordinadores de las Olimpiadas Rurales, explica que la clave es tener buenos especialistas para las pruebas individuales y un equipo equilibrado para competir en grupo en juegos como las carreras de sacos, a piola, carretilla, la soga o la comba.

La jornada de hoy sábado ha comenzado con la prueba de los mizos, una especie de bolos rurales que consisten en tirar una pelota de madera de encina y derribar varios tarugos de unos 40 centímetros. Tras la prueba de los mizos sigue la de los tiraores, como se conoce a los tirachinas en Los Pedroches, y para terminar la mañana, el lanzamiento de adoquín y la carrera de sacos, esta última quizá la prueba reina del tramo de  competición del sábado. Más de 1.500 personas se han reunido en la calle Pedroche, donde las aceras estaban llenas de gentío a las 13:00, la hora en las que más apretaba el sol, si bien, la organización destaca que este año está siendo más benigno en cuanto a temperaturas se refiere.  

Esta tarde a partir de las 17:00 comienza la carrera de zancos en el parque periurbano y a continuación la carrera de cintas en la plaza de la iglesia. A las 20:00 tendrá lugar la soga para continuar la que para muchos es la prueba más espectacular de las Olimpiadas Rurales: la sillita de reina, en la que se unen destreza, fuerza, habilidad, humor y capacidad de resistencia.

El alcalde de Añora, Bartolomé Madrid, destaca la total y absoluta ausencia de incidentes durante las distintas pruebas y señala que es un ejemplo de que las Olimpiadas Rurales se han convertido en una muestra de sano divertimento y civismo que dice mucho de los participantes y del mundo rural. Madrid ha expresado que “desde que se sirvió el desayuno esta mañana para las selecciones no ha cesado la deportividad y la capacidad de hacer de estos días un referente de la recuperación de las tradiciones y de la vida que existe en el mundo rural y que todos debemos poner en valor”.

Mañana terminan las Olimpiadas Rurales con la comba, el pingané y el porteo de cántaros. Sobre las 14:00 se sabrá quien ostenta el cetro de piedra de las Olimpiadas Rurales más populares de España.