Desde hace años, ASAJA Córdoba viene defendiendo ante la Junta de Andalucía y el Ministerio la posibilidad de que se permita la venta de terneros sanos a cebaderos desde los que solo pueden ir a un matadero. La puesta en marcha hace un año por el Ministerio de un proyecto piloto para autorizar estos movimientos ha culminado con la decisión de la Dirección General de la Producción Agrícola y Ganadera de la Junta de Andalucía de llegar a acuerdos con otras comunidades como Casilla La Mancha para permitirlos, lo que desde ASAJA Córdoba se valora muy positivamente.

La tuberculosis está ocasionando muchos problemas en las explotaciones bovinas extensivas ya que la política sanitaria actual, que viene de la Unión Europea, establece fuertes restricciones a los movimientos en las explotaciones en las que se detecte algún animal positivo a la prueba alérgica de la tuberculina, cosa que ocurre con demasiada frecuencia en las explotaciones extensivas en las que las vacas están sueltas y contactan con otras especies silvestres y domésticas que no se someten a estas pruebas.

La prevalencia (nº de explotaciones positivas respecto al total) a tuberculosis en explotaciones bovinas en Andalucía en 2014 rondará al 6 % de media y en algunas comarcas superior al 20 %. Este hecho hace que muchas explotaciones ganaderas estén totalmente inmovilizadas y no puedan vender sus terneros “sanos” a cebadero con el consiguiente perjuicio económico que ello supone.

Desde ASAJA Córdoba llevan años defendiendo ante las autoridades sanitarias de la Junta de Andalucía y del Ministerio que permitir la venta de estos terneros no supone ningún riesgo sanitario ya que se trata de animales “sanos” que han reaccionado negativos a las pruebas y además su destino es un cebadero desde el que solo pueden ir a un matadero, y que si no se permite vender estos animales muchas explotaciones ganaderas extensivas tendrán que desaparecer.

Hace un año el Ministerio puso en funcionamiento un proyecto piloto para autorizar el movimiento de terneros procedentes de estas explotaciones pero no podían salir para cebo o sacrificio de la Comunidad Autónoma de la explotación afectada.

Bien es sabido que Andalucía tiene muy pocas explotaciones de cebo, en comparación con otras comunidades, por lo que el ganadero no tenía muchas opciones para vender sus animales o tenía que hacerlo a un precio muy bajo.

Desde ASAJA Córdoba agradecen a la Dirección General de la Producción Agrícola y Ganadera de la Junta de Andalucía su sensibilidad con los ganaderos que tienen este problema, y que haya atendido las peticiones de la organización agraria para llegar a acuerdos con otras comunidades como Casilla La Mancha.