El presidente del Instituto Provincial de Bienestar Social destaca el compromiso del organismo “con los municipios y sus ayuntamientos, pero sobre todo con la ciudadanía y las personas más vulnerables frente al Covid-19”

El presidente del Instituto Provincial de Bienestar Social (IPBS), Francisco Ángel Sánchez, ha anunciado que “hoy se han abonado los 2,8 millones de euros de la ayuda a domicilio a los ayuntamientos de la provincia de Córdoba, cumpliendo de esta forma con el compromiso de la Diputación con las políticas sociales, con los municipios, y, sobre todo, con la ciudadanía y con las personas más vulnerables frente al Covid-19 como son los dependientes”.

Según ha explicado Sánchez, “desde hace algunos meses venimos trabajando, de la mano de la Junta de Andalucía y de otras delegaciones de la institución provincial, como Intervención, Hacienda y Tesorería, para agilizar tanto el procedimiento como el pago de las mensualidades atrasadas por la prestación de este servicio”.

El presidente del IPBS ha subrayado que “fruto de este trabajo hemos conseguido estar al día en el pago del Servicio de Ayuda a Domicilio, contribuyendo de esta forma a la liquidez económica de los ayuntamientos y a la viabilidad de las empresas que lo prestan”.

En este sentido, el diputado provincial ha aprovechado para “agradecer una vez más la labor de los técnicos de estos departamentos que, junto al propio personal del Instituto Provincial, están realizando una gran labor en la gestión de esta grave crisis sanitaria, humanitaria, económica y social”.

PLANES EXTRAORDINARIOS DE CUIDADOS DOMICILIARIOS

Sánchez ha querido recordar que “desde el primer momento de esta crisis tuvimos muy presente que debíamos proceder a la reorganización del Servicio de Ayuda a Domicilio, adaptándolo a las nuevas necesidades marcadas por la autoridad sanitaria, priorizando la atención a las personas más frágiles y vulnerables, y asegurando a su vez la estabilidad del empleo de los y las trabajadoras que lo prestan”.

Así, ha proseguido el presidente del IPBS, “la semana siguiente a la declaración del estado de alarma los equipos técnicos del Instituto Provincial de Bienestar Social, en coordinación con los ayuntamientos de la provincia, ya habían suscrito el correspondiente Plan Extraordinario de Cuidados Domiciliarios en los 69 consistorios de la provincia a fin de reordenar la atención domiciliaria de los 5.093 usuarios del servicio”.

“Esta reorganización la hemos realizado priorizando la asistencia sobre las situaciones de mayor vulnerabilidad -grandes dependientes (G III) y dependientes severos (G II) y, en especial, de aquellos que vivían solos o contaban con escaso o nulo apoyo familiar”, ha recordado Sánchez.

“La coordinación con los ayuntamientos y las empresas de ayuda a domicilio, la inmediatez en la adopción de las medidas preventivas y el compromiso con las familias han sido las claves del éxito de las medidas adoptadas, que se traducen, por el momento, en una escasa incidencia de positivos Covid-19 entre los más de 5.000 usuarios y entre las 2.000 auxiliares que prestan diariamente el servicio”, ha valorado Sánchez.

El diputado provincial ha aprovechado, además, para recordar que “estos planes de cuidados son dinámicos y poco a poco se está volviendo a la normalidad en todos los municipios, recobrando los servicios que habían quedado en suspenso y/o se habían modificado”.  

Por último, Sánchez ha abundado en que “la experiencia acumulada en este período en la gestión inmediata de cuidados domiciliarios de emergencias por Covid-19, el apoyo económico de las Ayudas de Emergencia Social a la población afectada por el virus, los Protocolos de Coordinación llevados a cabo con el centro de salud, la enfermería de gestión de casos del área sanitaria o el departamento de Epidemiología para la detección precoz de las situaciones de riesgo y aislamiento, o la aplicación de medidas para la desescalada de jóvenes y adolescentes, hacen pensar que los servicios sociales de la provincia volverán a ser una pieza importante en la aplicación de las medidas de desconfinamiento progresivo de la población cordobesa”.