La pregonera resalta la carga cultural y antropológica de la matanza y demanda que se atienda a la defensa de la dehesa como base de toda economía y tradición de Los Pedroches

Cientos de personas disfrutan del proceso matancero y degustan platos típicos en las carpas ubicadas en el centro de Villanueva, donde se ha organizado de nuevo el evento 

La Fiesta de la Matanza y de la Artesanía Popular de Villanueva de Córdoba se ha celebrado con mucho frío y con amenaza de lluvia, pero eso no ha impedido que la Plaza de España, donde este año ha regresado la fiesta, se haya llenado de vecinos y de visitantes. Cientos de personas han recorrido la carpa en la que se ha escenificado el ritual del despiece, el aliño y el embutido de las carnes del cerdo ibérico. Junto a esa carpa se ha instalado otra con varios bares y en el Refugio de la Guerra Civil, donde se han ubicado los puestos de artesanía y venta directa. Un total de 25 empresas se han implicado en esta edición marcada por el “típico frío de la matanza”, como han afirmado las integrantes del equipo de matanceras.

En torno al mediodía se ha desarrollado todo el despiece del cerdo e inmediatamente se ha procedido al aliñado y embuchado de las piezas de forma artesana. Sobre las 14:15 ha comenzado el acto oficial con el pregón como elemento distintivo de esta fiesta tan arraigada en Los Pedroches.

La autoridad máxima de las matanceras.

La pregonera de la Fiesta de la Matanza de este año ha sido Concepción Picón, impulsora de este evento desde hace 12 años. Picón ha realizado un amplio recorrido por la matanza: “Patrimonio, herencia, antepasados, tradición…” ha definido la pregonera, quien ha girado desde las implicaciones personales que tiene la matanza para ella hasta distintos escenarios como la Plaza de España o la dehesa, el paisaje que ha definido como el origen de un gran producto como es el cerdo ibérico. El pregón de la matanza de este año ha tenido también un fondo reivindicativo acerca de la defensa del encinar y sobre su reconocimiento como paisaje productivo privilegiado. Ha criticado las últimas consideraciones de la Unión Europea sobre el tratamiento a la dehesa y ha  demandado que se difundan los valores de este territorio: “En realidad no nos conocen, no saben de nuestra singularidad, no han descubierto la excelencia de lo que estamos dispuestos a vender”. Cultura y antropología ha sido el hilo argumental de la última parte del pregón, que se ha rematado con un amplio reconocimiento a la mujer y al papel de las matanceras, “poseedoras de la autoridad máxima”.

Reconocimiento a Isabel Sánchez como matancera mayor.

Antes de que la música de Jara y Granito inundara la Plaza de España, Isabel Sánchez recibía el reconocimiento de Villanueva de Córdoba como Matancera Mayor. La homenajeada, que no ha dudado en remangarse junto al grupo de mujeres que aliñaban las carnes, se ha mostrado muy satisfecha con un reconocimiento recibido “después de tantos años de trabajo”. Isabel no sabe decir en cuantas matanzas ha participado. Se limita a afirmar que “son muchas” y recuerda que es una tradición que los jóvenes deben aprender.

 Matancera

Fiesta de la Matanza