El Ayuntamiento de Añora, con la colaboración técnica de Grus Extremadura y Amigos de Gallocanta, ha organizado este fin de semana las II Jornadas de la Grulla Común y I Encuentro Ornitológico de Los Pedroches.

Tras dichas jornadas, se han redactado una serie de conclusiones que publicamos en su totalidad a continuación.

Conclusiones de las II Jornadas Nacionales de Grulla:

En Añora (Córdoba) a 9 de febrero de 2020

-Debemos que continuar con el trabajo de seguimiento de la migración, intentando una mejor coordinación entre los diferentes grupos autonómicos, principalmente entre los más cercanos y seguir trabajando el tema de la migración nocturn

-Seguir, al menos, con los dos censos ibéricos , mejorando los censos en dormideros, con visitas previas y censos en áreas de alimentación.Continuar con el seguimiento de la población juvenil

-El seguimiento y búsqueda de ejemplares marcados con anillas es la base para poder interpretar determinados movimientos invernales, a corta, o media o larga distancia, por lo que invitamos a todos los participantes en los censos a que trabajen sobre este aspecto, ya que existen muchos núcleos con poca información relativa a grullas anilladas.

-Analizar y estudiar los futuros impactos que pueden afectar a la especie, a sus desplazamientos migratorios, a sus desplazamientos diarios durante la invernada, y a sus hábitats de alimentación, reposo y dormideros.

-Seguir insistiendo ante las administraciones públicas y ante los técnicos de la importancia de la especie dentro de una agenda global de desarrollo sostenible.

-Exigir a las distintas Administraciones responsables de la aprobación de parques fotovoltaicos que actualmente se encuentran en pleno auge, especialmente en zonas deprimidas o despobladas, muchas de las cuales son utilizadas tradicionalmente por las grullas, que se tengan en cuenta las zonas de dehesas, pastos, cereales de secano utilizadas por las grullas y que se impida en la medida de lo posible la ubicación de estas estructuras que acaban con áreas de alimentación, dormidero o descanso. (Manuel Gómez Calzado)

-Es conocida la grave problemática que se deriva de los vallados ganaderos con espinos, en relación a muchos accidentes que causan notable mortandad en aves, especialmente en algunos grupos como las rapaces nocturnas y las aves esteparias. En relación con las grullas también observamos accidentes en estos vallados, sobre todo en aquellos que tienen alambres en tiras en el borde superior de las mismas.

Por todo ello instamos a las Administraciones responsables de la preservación de nuestro Medio Ambiente la eliminación de las alambradas de espinos y de los alambres superiores que no estén conectados al cuerpo principal de la alambrada, especialmente en la Red Natura. (Manuel Gómez Calzado)

-Intensificación agraria y efectos sobre las aves

España es el principal bastión para las aves vinculadas a zonas agrarias de Europa, con numerosas especies singulares y zonas de alta diversidad, entre ellas las grullas . Las aves agrarias son las que experimentan tendencias más regresivas y con mayores problemas de conservación del continente.

España está sufriendo un segundo proceso de intensificación por acciones dirigidas al incremento de la producción agraria, mediante el aumento del tamaño de campo, la mecanización, el riego y, sobre todo, el creciente uso de agroquímicos, fundamentalmente herbicidas, lo que está generando graves problemas de conservación sobre la biodiversidad y, especialmente, sobre las aves de zonas agrarias. Las tendencias poblacionales de estas aves en España son muy negativas, y especialmente desde los últimos 10 años.

Los principales problema favorecido, de forma directa o indirecta, la desaparición de gran cantidad de superficie de barbechos y otros hábitats seminaturales con cubierta vegetal espontánea, que se ha estimado en 1.1 millones de Ha desde 2002.

– Además, la mayor intensidad en la mecanización incrementa la homogeneidad del paisaje agrícola, lo que disminuye la disponibilidad de ambientes heterogéneos y en mosaico, que favorecen a muchas especies para desarrollar sus ciclos vitales: display sexual, refugio, nidificación, alimentación, etc.

– A escala de parcela, tanto el intenso uso de agroquímicos, como el laboreo frecuente de las tierras en descanso de cultivo supone un descenso crítico de la aptitud de barbechos, pastos y eriales para albergar poblaciones de aves agrarias. Se ha estimado un descenso del laboreo tradicional y del barbecho sin laboreo del 24.7% y el 35.6% respectivamente entre 2006 y 2016, y un aumento en la comercialización de herbicidas del 16.2% entre 2011 y 2017 y del 21.2% en fungicidas y bactericidas en el mismo periodo.

– Determinadas prácticas agrarias, supuestamente adecuadas para la conservación del suelo como la siembra directa, han aumentado considerablemente en los últimos años (129.5% entre 2008 y 2016). Estas prácticas exigen un uso intenso de herbicidas, lo que tiene efectos drásticos sobre la base de los sistemas tróficos, y en consecuencia, sobre el resto de la cadena, afectando gravemente a la disponibilidad de alimento y refugio para las aves agrarias y otros organismos.

– Otras prácticas agrarias, como el uso de semillas blindadas, produce graves incrementos no naturales en las tasas de mortalidad de especies de aves agrarias, además de afectar a parámetros demográficos clave como la tasa de eclosión o supervivencia de pollos.

– La Política Agraria Común (PAC) ha sido la responsable del desarrollo, promoción y financiación de gran parte de estas prácticas nocivas para la conservación de la biodiversidad agraria. La nueva PAC, a implementarse a partir de 2020, deberá ser, también, la responsable de solucionarlos, invirtiendo la tendencia en ayudas agrarias desde el pilar 1 de ayudas directas hacia el pilar 2 de desarrollo rural y medidas

– Si queremos seguir disfrutando de las grullas en nuestros campos, debemos preservar las condiciones actuales de las zonas donde se las ve e intentar frenar la proliferación de cultivos que fragmentan su hábitat actual. Por todo ello se deberían potenciar los usos tradicionales y de bajo impacto paisajístico.

– Continuar  con el buen ambiente, los contactos y el buen trabajo que se está realizando, y seguir preparando reuniones como la de Moheda Alta y Añora…., si es posible en otras zonas de importancia grullera.

– Hay que seguir dándole difusión a los temas, problemática y situación actual de la especie, de diversas formas (radio, TV, prensa escrita, charlas, reuniones, entrevistas, artículos divulgativos, artículos científicos…).