Hay quien los vende y hay quien los compra:

 

¿Quieres, o no, estar aquí? Dínoslo en Twitter.