En la tarde del domingo 3 de marzo, el Obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández, bendijo las obras realizadas en la casa solariega que las hermanas Moreno Pozuelo, sobrinas del obispo pozoalbense, José Pozuelo Herrero, donaron a la Diócesis en los años 40 del siglo XX.

A las 7 de la tarde, el Obispo fue recibido por el párroco, José María González, y se dirigió a la citada casa, donde le esperaba un gran número de feligreses.

Tras las palabras de bienvenida y de agradecimiento del párroco, el Obispo tomó la palabra para agradecer la gran obra realizada y la generosidad económica de todos, recuperando este monumental edificio que servirá como centro parroquial de la parroquia de Santa Catalina, la cual carecía de unas instalaciones donde desarrollar la actividad pastoral de la misma. El prelado recordó el largo proceso llevado a cabo para que por fin este emblemático edificio volviera a servir a la Iglesia en su labor pastoral y evangelizadora.

Las obras realizadas, que han tenido un coste cercano a los 500.000 € y cuyo pago lo está llevando a cabo la parroquia de Santa Catalina, ha consistido en una remodelación integral del edificio de dos plantas que consta de: un patio interior, alrededor del cual están todas las dependencias: una capilla, despacho, un museo, office, almacén, aseos y diez salas para reuniones y catequesis.

Tras la bendición del centro parroquial, el Obispo se dirigió a la parroquia de Santa Catalina para presidir la Eucaristía de la novena de la Virgen de Luna, patrona de Pozoblanco.