Los populares aplauden la sensibilidad de la Consejería al renombrar el Centro de Salud con el nombre de la pediatra Carmen Domínguez y señalan que “la sanidad y la dependencia son esenciales en el programa con el concurren a los comicios del domingo”.

El Partido Popular de Pozoblanco ha querido mostrar hoy su respaldo a la gestión de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, que “desde que se conformó el nuevo gobierno del cambio ha logrado que aquellas personas que lleven más de un año en lista de espera y están fuera de decreto de cobertura desciendan de 800 a cero desde junio al próximo 31 de diciembre en el Área Sanitaria Norte”, según informó el consejero del área, Jesús Aguirre, durante una visita a la localidad ayer lunes.

El responsable del área explicó otros avances que se han producido en este periodo, como es el que se refiere al volumen de contratación, que “ha aumentado en 4800 personas en la comunidad autónoma”. Aguirre añadió que también se ha logrado “acabar con los contratos basura” y avanzó que para 2020 se prevé aumentar la plantilla con 1.800 profesionales. Otro avance reseñado por el consejero tiene que ver con “desatasco de las ofertas que estaban pendientes de las tres últimas anualidades y que se ha logrado en estos meses, al igual que el concurso de traslado que se ha convocado para 18.000 plazas”, “el mayor en la historia del Servicio Andaluz de Salud”, según explicó Aguirre.

El PP de Pozoblanco también ha querido mostrar su malestar por el legado que dejó el Partido Socialista al frente de la Junta, que según ha explicado hoy el consejero “aumentó los datos que ofrecía al Ministerio en lo que se refiere al número de vacunaciones y ofreció números reducidos de las listas de espera, que en realidad estaban en torno a las 500.000 personas cuando se produjo el cambio de gobierno”. Aguirre explicó que “se está trabajando a fondo en reducir esas listas gracias a un importante plan de choque”, lo que el PP de Pozoblanco valora, y añadió que la campaña de vacunación, vital según el consejero, “avanza con normalidad y se espera llegar al 65% de vacunación para personas mayores de 65 años, frente al 49% que se registró el año anterior bajo gestión del PSOE”. Otra de las novedades que se han anunciado hoy, y que demuestra según el PP de Pozoblanco, la sensibilidad de la Consejería de Sanidad con el municipio, ha sido la decisión de nombrar el nuevo Centro de Salud con el nombre de la pediatra Carmen Domínguez, primera doctora en la historia del municipio y persona muy querida en la localidad, que falleció la pasada primavera. El consejero anunció por último que la Junta ha renovado el convenio con el Ayuntamiento de Pozoblanco y Faisem para el abordaje y tratamiento de las personas afectadas de trastornos de salud mental.

El presidente del PP pozoalbense y alcalde de la localidad, Santiago Cabello, considera que “estos datos, estos compromisos y estas decisiones adoptadas por la Consejería demuestran que se están haciendo bien las cosas y que ahora estamos en el camino adecuado para poder tener una sanidad de calidad en nuestra tierra”. Cabello ha reconocido y valorado “enormemente el trabajo de todos los profesionales del Área Sanitaria Norte que cada día cuidan de nuestra salud, que es nuestro mayor tesoro”. Los populares resaltan por último la importancia que la salud tiene en sus políticas y también en el programa electoral para los comicios del próximo domingo. Es el caso de la apuesta por la tarjeta sanitaria individual, válida para todo el Sistema Nacional de Salud, o del compromiso garantía de libertad de elección de médico y de centro sanitario en el marco del Sistema Nacional de Salud. En cuanto a dependencia, el programa con el que concurre el PP propone una evaluación de la Ley de Dependencia y una revisión de su sistema de financiación, para abordar los cambios necesarios que permitan una gestión ágil, común y sostenible en todas las comunidades autónomas. También proponen los populares garantizar la profesionalización en la atención a las personas y la consolidación de un sistema de servicios sociales eficiente, de modo que las personas dependientes, mayores o con discapacidad cuenten con los servicios, recursos y plazas residenciales y en centros de día que precisen para su adecuada atención. Para ello, los populares se comprometen “a contribuir a la creación de empleo estable, profesional y vocacional en el ámbito de la atención a la dependencia”.