La Junta de Andalucía va a desplegar un paquete de medidas de transparencia y refuerzo de todos los canales de información y asesoramiento sobre el Impuesto de Sucesiones.

Para ello se revisarán todos los contenidos de las páginas webs con información tributaria para que sea más accesible, se editará una guía sobre el Impuesto de Sucesiones y se reforzarán los servicios de atención ciudadana a través del teléfono, correo electrónico y cita previa de la Agencia Tributaria de Andalucía.

Asimismo, a partir de hoy, se ha puesto en marcha una campaña de comunicación en torno al Impuesto de Sucesiones que incluye la puesta en marcha de un simulador ‘online‘ para el cálculo del tributo. “Ante la desinformación y la confusión solo cabe actuar con información”, ha destacado la consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, en rueda de prensa para presentar esta iniciativa.

Disponible en www.simuladorimpuestosucesiones.es, Montero ha subrayado que se trata de un servicio público para que los interesados puedan planificar o conocer, con antelación a recibir una herencia, cuál será la cuota hipotética de la liquidación del Impuesto a la que tendrán que hacer frente. Se trata de una herramienta “que intenta hacer sencillo lo complejo”, ha señalado en alusión a las peculiaridades asociadas al cálculo del tributo.

Según ha explicado, el simulador contempla los casos más significativos de parientes directos para que todo aquel que tenga dudas pueda comprobar por sí mismo si tiene o no que pagar. “Les aseguro que a la gran mayoría les saldrá que no tienen que pagar”, ha señalado. No obstante, ha precisado que el resultado obtenido no tiene validez jurídica ni es vinculante para la Agencia Tributaria de Andalucía ya que sólo pretende orientar a los ciudadanos de manera clara ante el Impuesto de Sucesiones.

Durante su intervención, la consejera ha hecho hincapié en la necesidad de despejar dudas y “derribar falsos mitos” en torno al Impuesto de Sucesiones en Andalucía, que están generando confusión entre la opinión pública. En este sentido, ha querido destacar que el 98% de los parientes directos no paga nada por Impuesto de Sucesiones en la comunidad autónoma.

El 98% de los herederos directos no paga nada

Montero ha aludido a la complejidad del Impuesto, dado que se calcula en función de numerosas variables personales, pero ha subrayado que los parientes directos que en Andalucía heredan hasta 250.000 euros no tienen que pagar nada por Sucesiones, si bien en otras comunidades como Madrid, pagan un 1%. Respecto a los herederos con un vínculo más lejano, como por ejemplo tíos y sobrinos, ha indicado que la tributación es prácticamente igual en todas las comunidades autónomas.

La consejera se ha referido a los datos de 2016, en el que se produjeron 255.009 autoliquidaciones por Impuesto de Sucesiones, de las que solo tuvieron que ingresar 19.136, es decir, el 7,5% del total, de modo que 235.873 herederos no pagaron nada. Además, de los que sí tuvieron que abonar, únicamente 5.426 eran descendientes directos del fallecido (Grupos I y II).

Además, ha confiado en que estas cifras se reduzcan aún más a partir de este ejercicio tras la entrada en vigor de la reforma del Impuesto de Sucesiones con la que, “por sensibilidad social”, se ha bajado el impuesto a los familiares directos de rentas medias y trabajadoras. Así, abuelos, padres, hijos, nietos y cónyuges que hereden individualmente hasta 250.000 euros, no pagarán nada, y si la herencia llega hasta 350.000 euros no tributarán por los primeros 200.000 euros.

Por otra parte, se ha bonificado al 99% la transmisión de explotaciones agrarias y se ha bonificado prácticamente en su totalidad la vivienda individual independientemente de su valor. En Andalucía, también se aplican deducciones del 99% por vivienda habitual en parientes no directos (tío a sobrino) o entre hermanos cuando tienen más de 65 años, mientras que en Madrid solo llega al 95%.

El Impuesto sí afectaría a los herederos directos cuya herencia individualmente supere 250.000 euros y no puedan aplicarse otras bonificaciones. Montero ha cifrado en 2.600 las personas que pueden verse en esta situación, para los que ha reclamado la armonización del impuesto.

Montero ha recordado que Sucesiones es un impuesto estatal cedido a las comunidades, cuya eliminación solo correspondería al Gobierno central, en cuyo caso debería compensarlas económicamente. Por ello ha reclamado abordar la armonización del tributo, “no de forma aislada” sino en la negociación de la financiación autonómica, con el fin de corregir diferencias regionales que vienen provocadas en gran parte por el mayor margen para financiar los servicios públicos que reciben del Estado.

“Es decir, las comunidades mejores financiadas se pueden permitir el lujo de bajar más el impuesto”, ha aseverado, para rechazar “debates maniqueos que están trasladando aquellos que parecen querer desfondar los servicios públicos”.

[Haz clic aquí para acceder al simulador para el cálculo del Impuesto de Sucesiones]