El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, ha informado en el Parlamento de las medidas que está llevando a cabo la Junta para reducir los atropellos de lince ibérico en las carreteras y caminos de la comunidad autónoma.

En este sentido, ha recordado el protocolo suscrito entre su departamento y la Consejería de Fomento y Vivienda para desarrollar actuaciones orientadas a evitar accidentes en carretera para atropello de fauna, una iniciativa que cuenta con una inversión de 1,2 millones de euros y que se enmarca dentro de las acciones previstas en el proyecto europeo Life para la ‘Recuperación de la distribución histórica de lince ibérico en España y Portugal (Iberlince)’.

Durante su intervención, Fiscal ha explicado que en la actualidad, se está tramitando una modificación sustancial de este proyecto, coordinado y liderado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, para transferir a Fomento y Vivienda la cantidad de 236.000 euros, con el fin de realizar más medidas correctoras en las vías de comunicación de su competencia. También se ha solicitado a la Unión Europea la incorporación del Ministerio de Fomento a este programa con un presupuesto de 1,1 millones de euros para la ejecución de medidas de permeabilización en las carreteras de su responsabilidad.

En este sentido, entre otras zonas, se ha realizado el vallado desde el punto kilométrico 14.400 al 15.750 de la carretera A-421 de Villafranca de Córdoba a Villanueva de Córdoba, y también pequeñas actuaciones en la A-420 de Marmolejo a Cardeña.

Fiscal ha recordado que en 2014, justo antes de la ejecución de casi todas las medidas llevadas a cabo, el número de muertes por atropello fue de 22 ejemplares, mientras que en 2015, con muchas de estas actuaciones ya avanzadas, bajó a 10. No obstantes, en lo que va de año se han producido 10 muertes por atropellos (4 en Doñana, 2 en Andújar, 3 en Guarrizas y 1 en Guadalmellato).

De otro lado, el aumento de ejemplares de linces (de 94 en 2002 a 327 en 2014) y de la superficie en la que se asientan (de 30.000 hectáreas a 135.000 hectáreas) eleva el número de atropellos. Es decir, cuanto mejor esté la situación de este felino más superficie ocupa y, por tanto, más carreteras pueden cruzar en su búsqueda de presas.

Por último, el consejero ha pedido colaboración de los ciudadanos, en general, y de los conductores, en particular, para evitar la muerte de ejemplares de lince ibéricos en las carreteras andaluzas.