La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio va a iniciar en breve las obras de sellado y clausura de un total de doce vertederos ubicados en municipios de las provincias de Cádiz, Córdoba, Huelva, Jaén y Sevilla. Esta actuación, que beneficiará a una población cercana a los 191.800 habitantes, supondrá una inversión total de 8,14 millones de euros y la regeneración 315.943 metros cuadrados de terrenos afectados por vertidos escombros.

En concreto los vertederos que se van a sellar son los de Llanos del Campo-Grupo Pinar (Grazalema), Chaparral-La Sombrerera (Puerto Serrano), Sierra Valleja (Arcos de la Frontera), en la provincia de Cádiz; Hoya del Pino (Siles), El Cerrajón (Castillo de Locubín), Torrecilla (Torredonjimeno) y Carretera de Los Villares (Andujar), en Jaén; El Chaparral (Écija) y los localizados en las carreteras A92 km 57,5 (Morón de la Frontera) y en la de Arahal-Morón (Arahal), en Sevilla; Fuente Leona (Cumbres Mayores, en Huelva; y el vertedero de Los Pedroches (Villanueva del Duque), en la provincia de Córdoba.

Los trabajos que se van a llevar a cabo para eliminar estos vertidos se centrarán en la limpieza y retirada de residuos voluminosos, especialmente escombros, estabilización física del vertedero, así como en el control de lixiviados y aguas superficiales. La eliminación de inertes incluye también el saneamiento y restauración ambiental de toda la cubierta vegetal de la superficie afectada. Esta actuación estará cofinanciada con Fondos de Cohesión.

Asimismo, la Consejería está a punto de concluir los trabajos para el sellado de los vertederos de Puente Genil, en la provincia de Córdoba, y los ubicados en los municipios sevillanos de Lebrija (El Cornejil) y Utrera (El Barrero). La actuación, que cuenta con presupuesto de más de 7,2 millones de euros, supondrá la regeneración de una superficie de más 262.164 metros cuadrados

Con la clausura y sellado de estos vertederos se pretende solucionar los consiguientes problemas ambientales de contaminación (aguas subterráneas y superficiales, suelos ..), deterioro paisajístico, inestabilidad de taludes, saturación y posibles riesgos sanitarios. Además de proteger el medio ambiente y la seguridad de las personas, con esta iniciativa se persigue también la restauración paisajística de todo el entorno de los mismos.

 

[Foto: Solienses]