Muchos pedrocheños se despertaron sobresaltados la noche del 21 al 22 de agosto, estaban sonando las campanas de la torre parroquial.

Lo primero que se pensó, por instinto, es que “tocaban a fuego“. Recordemos que hace ya años, esa era la forma de avisar a los lugareños cada vez que se avistaba un incendio. Pero éste no era el caso.

Las campanas tocaban por un problema eléctrico provocado por un acto de vandalismo realizado sobre un cuadro eléctrico de la parroquia El Salvador.

Daniel R. Angulo, párroco, señala que “es penoso y decepcionante que hagan este tipo de daños, vandalismo en toda regla, pienso que hay que denunciar estos actos no se puede estar de acuerdo con estas cosas, y pienso que los padres tienen que tomar cartas en el asunto“. Nos aclara que no conoce las personas implicadas y que “gracias a Dios que no murieron electrocutados“. “A ver si se enmiendan y encaminan sus pasos lejos de ese mal camino que llevan desde luego… Oro por ellos“, concluye.

Lamentamos profundamente el vandalismo y gamberrismo que no deja de darse en nuestros pueblos. ¡Ojalá y no nos acostumbremos a él y tomemos cartas en el asunto!

Cuadro eléctrico que ha sufrido el acto vandálico

Cuadro eléctrico que ha sufrido el acto vandálico