Con el apoyo unánime de la Asamblea Local de IU Pozoblanco, que registró una alta participación, quedaba proclamado el pasado viernes cabeza de lista a las elecciones municipales del próximo 26 de mayo en Pozoblanco, Miguel Calero Fernández.

Según se indica en nota de prensa, “se trata de una apuesta por la experiencia, la honestidad y el bagaje político de una persona que ha estado en primera línea en Pozoblanco desde hace más de 30 años, acompañado de un grupo de personas jóvenes“. “Es sin duda una apuesta decidida por una política de izquierdas sin complejos“. Además del candidato, el resto de la candidatura quedó prácticamente definida. 

Militante desde su juventud en partidos de izquierdas, Miguel Calero Fernández ha sido concejal del Ayuntamiento de Pozoblanco durante varias etapas. Se especifica que “sin duda uno de los mejores políticos que ha pasado por el Ayuntamiento de Pozoblanco, algo reconocido incluso por sus rivales políticos, Calero ha defendido siempre las políticas de izquierdas en nuestro consistorio y ha apostado, contra viento y marea, por los servicios públicos como garantía del acceso universal a los mismos, anteponiendo siempre el bien común al particular“.

Frente a la actual tendencia de la política de fichajes de relumbrón en los que la ideología y la coherencia política brillan por su ausencia, Izquierda Unida de Pozoblanco ha apostado por la experiencia y solvencia, con personas con un compromiso y un activismo en todas las facetas de la sociedad“.

Frente al avance de la derecha, Izquierda Unida es ahora más necesaria que nunca en el Ayuntamiento de Pozoblanco. Ya lo ha demostrado a lo largo de estos últimos cuatro años nuestro portavoz, José María Moyano, que se ha convertido en la única oposición al gobierno de derechas de Partido Popular y Pozoblanco en Positivo. Y es que la ideología se demuestra con hechos, no con palabras. Las políticas de izquierdas como la remunicipalización del agua y la apuesta por los servicios municipales con gestión pública, como los jardines y limpieza viaria o la residencia, se demuestran con el voto, no con poses seudoprogresistas en las redes sociales“.

Ahora más que nunca es necesaria una política de izquierdas en Pozoblanco, después de cuatro años donde todo ha sido postureo y fuegos artificiales, fotos en los medios y ni un proyecto propio llevado a término. Pozoblanco está más sucio que nunca, seguimos sin terreno para uso industrial, sin residencia, por mucho que pretendan engañarnos, y lo que es peor, sin proyecto de ciudad“.

Frente a la derecha sin ideas y la izquierda de salón, Izquierda Unida representa el voto obrero y trabajador de Pozoblanco, la igualdad y la búsqueda de alternativas laborales para la juventud y el compromiso por el medio ambiente y el desarrollo sostenible. Una apuesta decidida por nuestros barrios, con unos presupuestos participativos y una mejora de servicios desde lo público“.