Periódicamente publicamos información sobre elementos relacionados con Los Pedroches que forman parte del catálogo de “Patrimonio Inmaterial de Andalucía” de la Junta de Andalucía. Hoy le toca el turno a: Elaboración de migas, de Santa Eufemia.

DESCRIPCIÓN

La migas es un plato muy extendido en la comarca de Los Pedroches, y que en la localidad de Santa Eufemia forma parte de la dieta cotidiana de los vecinos, siendo habitual su consumo durante el invierno, en época de matanza y tras las monterías. Su degustación suele estar asociada a días festivos (sábados y domingos), pudiendo variar el lugar donde se consume, domicilios particulares, bares, etc., o con motivo de una montería.

Los ingredientes básicos para la elaboración de este plato son pan desmigado, pimientos verdes y rojos, chorizo, morcilla, panceta ibérica, aceite de oliva, agua caliente y sal.

Para su elaboración es preciso desmigar todo el pan a “pellizcos” pequeños y ponerlo en una fuente honda con agua y sal. Se tapa con un paño de cocina y se deja reposar toda una noche. Al día siguiente, se calienta el aceite y se fríen los pimientos, la panceta, el chorizo, la morcilla y los ajos pelados y enteros, friendo a fuego lento y, cuando hayan soltado la grasa, agregar todo el pan dándole vueltas con una espumadera continuamente para que las migas no se peguen. El proceso de elaboración finaliza cuando el pan está suelto y dorado.

Las migas es un plato que forma parte de la gastronomía popular desde épocas remotas tanto en la geografía nacional como en la andaluza. El origen de su elaboración esta asociado con la comida de los pastores que practicaban la trashumancia y que durante sus recorridos solían aprovechar el pan que se endurecía. Las migas con el paso del tiempo se convirtió en sustento de gente humilde, ya que este plato han dado de comer a muchas personas en las épocas difíciles de hambrunas y guerras. Se sabe que las migas provienen de la idea de la “harisa” árabe y del cuscús, y que en los territorios cristianos se hacía con pan y se le echaban torreznos de cerdo para distinguirse de la comida árabe y judía, fórmula culinaria que hoy día se sigue utilizando.