Una vez más, el pasado 28 de Febrero, Día de Andalucía, tuvo lugar la celebración de la Marcha Hípica Popular “Córdoba a Caballo, organizado por Córdoba Ecuestre, recorriendo unos 300 caballos el casco urbano de Córdoba. Se trata de una buena manera de promocionar el sector y las buenas maneras a caballo, reflejo de nuestra cultura ecuestre.

El objetivo de esta propuesta era pasar un día de convivencia y hermandad para el mundo del caballo de toda Andalucía y las personas que lo forman. La salida tuvo lugar a las 12 del mediodía en la Huerta de Caballerizas – Acceso Puerta de la Ribera, y durante dos horas aproximadamente se recorrió el callejero de Córdoba, finalizando nuevamente en el lugar de inicio.

Muchos son los colectivos, peñas, asociaciones, clubes y aficionados procedentes de toda Andalucía, que participan en este día de fiesta y hermandad para el colectivo del caballo, pero vamos a destacar uno, la Asociación Pedroche a Caballo promocionando la fiesta de los Piostros, siempre con la colaboración del Ayuntamiento de la localidad.

Encabezando la marcha, tras dos policías locales de la Sección Montada, iban tres yuntas de mulas correctamente ataviadas, características de la fiesta que Pedroche celebra en septiembre en honor a la Virgen de Piedrasantas.

Podemos ver fotografías de los Piostros en Córdoba y de este evento en general en la página de Facebook del fotógrafo Ramón Azañón, haciendo clic aquí.

Se llaman piostros al conjunto de jinete o amazona y su correspondiente cabalgadura engalanada con mantas típicas bordadas en terciopelo negro, que en Pedroche participan en la fiesta en honor de la Virgen de Piedrasantas (Patrona de Pedroche), donde cada año los días 7 y 8 de septiembre se dirigen a su ermita, al borde del arroyo Santa María, encabezados por sus mayordomos.

 

La estampa más típica de ir a la fiesta es formando un trío, con la mujer y su paje montados a lomos de una yunta de mulas, acompañados de cerca por el marido o el novio; si estos últimos no existen sólo va la pareja de dama y paje. La mula sobre la que cabalga el hombre va adornada con albardón, cubierta y la típica manta de piostros, tejida en el mismo pueblo, además del cabezón.

 

Por su parte, la mula en la que va montada la mujer llevaba albardón, cubierta y jarma y sobre esta última se colocan las jamugas, cuya definición es la de “silla de tijeras”, con patas curvas y correones para poyar espalda y brazos, que se colocan sobre el aparejo de las caballerías para montar cómodamente a mujeriegas. Un colchoncillo suele hacer más llevadero el viaje de las damas.

 

[pedroche.es]