La publicación “Distribución Espacial de la Población en Andalucía”, elaborada por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA), permite disponer de información de los efectivos de población residente en Andalucía distribuidos territorialmente en una cuadrícula o malla estadística de celdas de 250m x 250m generada siguiendo los estándares europeos.

Acaba de hacerse pública una nueva edición que actualiza la información sociodemográfica a 1 de enero de 2017: población, afiliación y perceptores de pensiones contributivas; y vuelve, como en cada nueva edición, a ampliar la información difundida al incorporar el número de parados registrados del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) e información sobre aloctonía y autoctonía (relación entre el lugar de nacimiento y el lugar de residencia). El territorio andaluz comprende más de 87.000 km2, lo que se traduce en el estudio de 1.416.093 celdas.

De los resultados mostrados, destacamos los referentes a la autoctonía, relación entre lugar de nacimiento y lugar de residencia, ya que aparecen destacadas dos localidades de Los Pedroches.

Las celdas de más de 250 habitantes cuyo porcentaje de población autóctona (residente en el mismo municipio donde nació) supera el 90% se encuentran en las zonas de: Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), La Chanca–Pescadería (Almería), Villanueva de Córdoba, Los Almendros (Almería), Pedroche, Osuna (Sevilla) y Écija (Sevilla), destacando el municipio de Villanueva de Córdoba que concentra hasta 5 celdas con esta característica.

Villanueva de Córdoba
Pedroche

La información al completo de toda Andalucía se puede consultar haciendo clic aquí.

Importancia de la georreferenciación

A través de la georreferenciación de la población residente en Andalucía, la publicación relaciona el territorio y la población que en él habita, según la información administrativa incorporada en la Base de Datos Longitudinal de Población de Andalucía (BDLPA). De esta manera, se vincula la información disponible de la persona con su lugar de residencia y permite analizar la distribución de la población en el territorio en relación con variables demográficas: según densidad, por sexo, grupos de edad, nacionalidades y lugar de nacimiento en relación con el lugar de residencia; y con variables socioeconómicas: según afiliación a la Seguridad Social, percepción y nivel de ingresos de pensiones contributivas de la Seguridad Social, y paro registrado del SAE.