La Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja) de Córdoba propone que ante la próxima aprobación de la modificación por parte de la Junta de Andalucía del Programa de Desarrollo Rural (PDR) 2014-2020 se incluya una nueva ayuda al olivar en pendiente.

Se pretende que sea en condiciones similares a la que existía en 2003 teniendo en cuenta que, si no se produce este apoyo con ayudas específicas, “estamos ante un elevado riesgo de desaparición del cultivo en dichas zonas con las consecuencias económicas, sociales y medioambientales que ello conlleva”.

El presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, ha afirmado que la aprobación de esta modificación del PDR es “una oportunidad para que la Junta de Andalucía ratifique su compromiso con este cultivo dándole un impulso a nivel autonómico teniendo en cuenta que, en la provincia, el olivar en pendiente y de baja producción es fundamental en las comarcas de la Sierra, Los Pedroches y la Subbética”.

Igualmente, “también es la oportunidad de incluir en el nuevo PDR una línea de ayuda acorde a las estrategias definidas en el Plan Director del Olivar para la mejora del olivar tradicional y mejora de la productividad de las explotaciones de olivar, y que consista en una medida de reconversión con una ayuda al arranque y plantación de olivares de manera que se modernicen y mecanicen, optimizando los costes de recolección y apostando así por una producción de mayor calidad y estabilidad”.

Fernández de Mesa ha subrayado que debido a que la importancia del olivar en Andalucía es fundamental, “no podemos permitir que, en determinadas comarcas, el cultivo se abandone por las condiciones físicas del terreno”. Y es que en estas zonas de pendientes pronunciadas, el olivar es vital, tanto social como económicamente, traducido ello en la creación de puestos de trabajo, directos e indirectos, muy necesarios en una región que presenta las mayores tasas de desempleo del territorio nacional. De este modo, “si no se produce ese apoyo con ayudas específicas, estamos ante un elevado riesgo de desaparición del cultivo en dichas zonas con las consecuencias económicas, sociales y medioambientales que ello conlleva”.

Además, se solicita una ayuda a la reconversión del olivar de mesa, que atraviesa “una grave situación por los elevados costes del cultivo que superan a los ingresos, por lo que el abandono de plantaciones y su sustitución por otros cultivos menos sociales está a la orden del día”. Por todo esto, “consideramos que es necesario que el PDR contemple una ayuda a la reconversión y reestructuración del olivar de mesa de cara a la disminución de sus costes, fundamentalmente el de recolección”.

Asimismo, Asaja considera que el nuevo PDR debe contemplar la modificación al alza de la cuantía de la ayuda destinada a la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de Alto Guadiato.

En la ZEPA de Alto Guadiato se asignó un importe por hectárea un 65% menor que el importe a cobrar por el resto de ZEPAs de Andalucía, a lo que hay que añadir un compromiso para cobrar la ayuda de dejar barbecho durante dos de los cinco años de compromiso y si se quiere optar a la prima para el aguilucho cenizo, sembrar tres años. Esto hace que las parcelas que la primera anualidad estaban de barbecho, sólo se siembren dos veces de cinco años por lo que estarían incumpliendo la normativa y no tendrían derecho a pago. Esto no ocurre en el resto de ZEPAs porque sólo se exige un año de barbecho y 3 de siembra. Todos estos impedimentos llevaron a que en la primera anualidad de 2015 no se superasen los ocho solicitantes de esta operación en la ZEPA del Alto Guadiato.