El día 27 de julio de 1943 se reunió el alcalde de Pedroche y una vecina de Pozoblanco, tal y como especifica un contrato redactado por el secretario municipal, donde se firmó la venta de 1.700 encinas de la dehesa boyal “para su arranque y carboneo“.

En la sesión celebrada por este Ayuntamiento el día veinticinco de Julio del año en curso, recayó el siguiente acuerdo: ‘Después la Presidente manifestó que de las gestiones que se le encomendaron para la enajenación de las encinas señaladas en el partido llamado Arriba de la Dehesa Boyal de estos Propios, para su saneamiento, había conseguido el precio de TREINTA Y NUEVE PESETAS una, en las conversaciones tenidas con (…), vecina de Pozoblanco. Se estudió el asunto con detenimiento y creyendo todos que las circunstancias actuales aconsejan la venta por tratarse de un buen precio y compradora formal y solvente, se acordó por unanimidad autorizar al Sr. Alcalde para que asesorado por la Comisión de Montes formalice el oportuno contrato, procurando en las condiciones incluir además de las naturales del mismo, en cuanto a las fechas de pago y tiempo en que han de hacerse las operaciones de arranque y saque de ellas dejando el partido libre para su próxima roturación la muy esencial para este vecindario de que en los trabajos que no sean necesarios conocimiento especiales, la mayor parte de los obreros que se empleen sean de esta localidad“.

El Sr. Alcalde manifiesta asímismo que previamente se solicitó y obtuvo del Servicio Agronómico , la oportuna licencia y autorización para proceder al arranque y carboneo de las aludidas encinas, autorización que obra en poder de este Ayuntamiento, y que pone a disposición.

Sin comentarios.