En Pedroche, un grupo de vecinas de la calle El Olivo ha recuperado una antigua tradición que se repetía cada primero de mayo, “los mayos”.

Según nos cuentan, con enorme satisfacción, han recuperado lo que en varios puntos de Pedroche ya se hacía hace muchos años. Nos han ido enumerando algunas de las pedrocheñas que cada año sorprendían a sus vecinas con estos “muñecos”, animadas para que no vuelva a desaparecer, que en definitiva, es otra excusa para la convivencia y la diversión entre vecinos.

Rescatamos un artículo del Periódico de Extremadura donde se habla de “los Mayos”:

“La tradición del Mayo, señala, está ligada, para algunos, a la fertilidad, a la llegada de la primavera y a la recogida de la cosecha. En ciertos lugares, se situaban alrededor de un árbol monigotes o peleles que simbolizaban el invierno y el mal, y que eran quemados para dejar paso al buen tiempo. Con el paso de los años, estos muñecos pasan de tener un papel secundario a representar el papel principal de la fiesta, recreando escenas agrícolas y de otros oficios.

En la actualidad, los Mayos sirven como medio de expresión, entre la sátira y el buen humor, y critica aspectos sociales y políticos. Según la tradición, los Mayos tienen que tener como base una estructura de escobas y retamas que constituyen el esqueleto, que se completa rellenándolo de harapos, espumas y telas viejas. Las vestimentas de los muñecos son ropas en desuso y en la cabeza se pone estropajo para el pelo y una tela para pintarle ojos, boca y orejas con rotuladores de colores. En cuanto a las manos, éstas se forman con guantes de lana o de goma rellenos de espuma y atados a los brazos que junto con las piernas deben ser maleables para obtener la posición deseada del muñeco.”

En el caso de Pedroche, este primer año lo han dedicado a Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin.

Los Mayos

Los Mayos