Ya que han pasado las nubes, me gustaría mostrar lo que es un “mayo”, que así es como le llamamos en Pedroche. Y, claro, muestro el que más me ha gustado de este año, teniendo en cuenta eso, lo que es un “mayo”.

El pasado 19 de mayo, tuvo lugar el concurso de “mayos” de este año [ver aquí], el segundo que se hace en Pedroche, recuperando así una tradición olvidada de la que se acordaron hace dos años unas vecinas del pueblo [ver aquí]. Las fotografías de los de este año se pueden ver haciendo clic aquí.

Los “mayos” son muñecos que recrean una escena, agrícola al principio por estar ligada la tradición a la recogida de la cosecha, y que después además sirvió como medio de expresión, entre la crítica y el buen humor, de aspectos sociales y políticos.

Este “mayo” que os muestro es eso, cinco chicas que critican a quien las critica, cinco chicas reales convertidas en muñecos que no dejan pasar la oportunidad de dar su opinión con buen humor.

Critican las obras de la calle (“¡Mira cómo está la calle!“, dice una), critican el problema de las palomas en el pueblo (“Comed rápido que nos cagan las palomas“, dice otra), y critican a quien no tiene vida propia y se dedica a vivir la de los demás.

Aprovechando que había que cumplir con las bases del concurso, mostraron una magnífica cartela con el mensaje que se quería transmitir, para entender la escena, en forma de poema:

LAS CHICAS DEL CAFÉ

Un viernes por la mañana esto puedes ver:
sentadas en una mesa, las chicas del café.
Todos los parroquianos tenían algo que decir.
E hilvanando las historias, esto yo escribí.

Todas forasteras menos una. ¿Esa qué pintará?
Juntas solo las verás los viernes a desayunar.
Empezaron siendo tres, mas ahora siete van.
A carcajadas las oiréis reír y hasta discrepar.

Se alegran con sus dichas, las penas llorarán.
Criticar no critican, increíble pero es verdad.
Tan extraña es su junta que alguno pensará:
“Se parecen lo que un huevo a una castaña”.
De momento, este MAYO más las unirá.

Asunto muy comentado: la lotería de Navidad.
Les costó elegir número, ante el cachondeo general.
A ellas les da lo mismo que se rían los del bar.
Su conciencia está tranquila y pueden descansar.

La explicación de este MAYO
como ya podrán imaginar,
es criticar a los que critican
da igual en qué lugar.

Y reírse de uno mismo
que es muy sano, en verdad,
como nosotras nos reímos
los viernes al desayunar.

Las chicas del café
Las chicas del café

Mi enhorabuena.

Ya, hasta mayo del año que viene.