Hoy, Carlos Justo Guisado y Francisco Rancaño Guisado, familiares del torero Fermín Muñoz González “Corchaíto”, han donado parte del escapulario que vestía el torero en el día de su muerte al Ayuntamiento de El Viso.

Corchaíto nació en El Viso el 11 de octubre de 1883 y murió en la plaza de toros de Cartagena en 1914.

Corchaíto

Fermín Muñoz González “Corchaíto”

A la edad de dieciséis años estoqueó su primer becerro en Almodóvar del Río, presentándose posteriormente en plazas de pueblos como becerrista. A los diecinueve años se viste de luces como banderillero en la cuadrilla de Chicuelo, pero en calidad de matador lo hizo en 1902, en las plazas de Palma del Río, La Carolina y Córdoba. En esta última plaza actuó el 15 de agosto de1902 con los diestros cordobeses Manuel Rodríguez Sánchez “Manolete” (Padre) y Ángel Martínez Ruiz “Cerrajillas” con novillos del Marqués de Tamarón. Tuvo buen éxito y fue contratado en septiembre del mismo año en el sevillano coso de Écija.

Dio el saltó a Madrid, presentándose el 5 de abril de 1903, formando cartel con Corchaíto de Bilbao y Mazzantinito con ganado de Biencinto. Fue excelente la impresión causada a los aficionados, hasta el punto de salir a hombros. Actuó por primera vez en Sevilla el 21 de junio de1903 para lidiar novillos de Otaola, en unión de Reverte y Bienvenida. La presentación en la Maestranza fue afortunada, de forma que le salieron dos nuevos contratos en la misma plaza. Terminó la temporada en los puestos más altos del escalafón novillero con cuarenta y dos actuaciones.

Cuatro temporadas permaneció “Corchaíto” como novillero, llegando a tomar la alternativa el 8 de septiembre de 1907, en la plaza de Madrid, siendo su padrino Vicente Pastor que le hizo cesión del toro Mediabanda de Murube, teniendo como testigo a Rafael “El Gallo”. Aquella temporada terminó con 27 corridas entre España y Méjico. Sus actuaciones en este país le valieron el ser contratado en sucesivas temporadas así como en Caracas , Lima y Montevideo.

Pero llegó la tarde trágica de su carrera taurina. Actuaba en la plaza de Cartagena el 9 de agosto de 1914 alternando con Lagartijillo y Celita. Vestía “Corchaíto” un traje terno azul y oro, había estoqueado con valentía a su primer toro, el segundo de la lidia llamado “Distinguido”, retinto oscuro de la ganadería de Félix Gómez, tras una breve faena pero decidida, entró a matar logrando una estocada delantera y atravesada. Se echó el animal a la querencia de las tablas, no satisfecho Fermín, mandó a sus peones levantarlo profiriéndole una nuevo pinchazo, del cual, se acostó de nuevo en la tablas. “Corchaíto” tercamente se negó a que el puntillero acabara con el astado levantándolo nuevamente, entró a matar innecesariamente y fue alcanzado en un arranque de “Distinguido”, con la mala fortuna de recibir dos cordadas, una en la ingle y otra en el pecho. Trasladado a la enfermería diría: – ¡Me ha matado!. Los facultativos no pudieron hacer nada por la vida del diestro, pues del pecho manaba sangre a borbotones y en pocos minutos falleció.

Fue Fermín Muñoz “Corchaíto”, un torero valiente muy castigado por los toros, con muchos arrestos y pundonor, se enfrentaba a la fieras con denso sabor torero, aunque no efectuara a la perfección las faenas, ya que su temperamento nervioso le quitaba gallardía. Se distinguió con el estoque, que lo manejaba hábil y certeramente entrado a matar en corto y por derecho. Su muerte se debió a un arranque de pundonor ingenuo, lleno de vergüenza torera.