Conecta con nosotros

Tu opinión

‘Coronavirus y el mundo rural’, por Javier Cabrera de Castro

“El Coronavirus marcará un cambio de hábitos en la población”. Un artículo de opinión de Javier Cabrera de Castro.

Avatar

Publicado

el

'Coronavirus y el mundo rural', por Javier Cabrera de Castro

El Coronavirus marcará un cambio de hábitos en la población.

Hoy más que nunca, nuestra sociedad, se está haciendo una y mil veces las mismas preguntas:

¿Qué hemos hecho mal?

¿Qué podemos hacer para que nuestras familias puedan estar más seguras en un futuro?

Son preguntas difíciles de responder, cada cual tiene su opinión, yo quiero dar la mía.

Durante años hemos vivido en una constante subida de prestaciones y nivel de bienestar, inapreciables quizá en periodos de tiempo cortos, pero claramente significativas, casi increíbles, si analizamos periodos de varios años. Solo tenemos que mirar nuestros móviles para ver que los que tienen cuatro años están obsoletos, así todo.

Hemos creído que, todo nos lo merecemos y a todo tenemos derecho, sin tener en cuenta que por todo ese “progreso o avance” tarde o temprano se nos iba a pasar factura.

No quiero decir ni que sí, ni que no, que nuestro descontrolado crecimiento haya sido el causante del Coronavirus, pero sí puedo afirmar que gracias al COVID-19 estamos descubriendo las grandes debilidades que tenemos, no solamente como sociedad inteligente, sino como sociedad autosuficiente.

Hemos valorado más comprar un apartamento en primera línea de playa, de apenas sesenta metros cuadrados, con un coste de entre 200.000€ y 400.000€, dependiendo del lugar, sin valorar que por esos precios podíamos ser propietarios de una pequeña finca rústica en plena naturaleza. Bueno, pequeña o no tan pequeña pues la apreciación de estos términos no es para todos igual. Por 300.000€ se pueden encontrar en España fincas de dimensiones muy grandes en base al concepto que la mayoría de urbanitas tienen del espacio. A partir de 50.000€ multitud de casas en pueblos de dimensiones, seguro, muy superiores a las de sus viviendas habituales y encima, ¡con patio!

Propiedades que, bien planificadas, podemos convertirlas en casi autosuficientes y que nos pueden aportar una calidad de vida que en nada se parece al bullicio que las grandes concentraciones costeras ocasionan, por ejemplo, en las vacaciones. Bullicio que te empuja a un gasto desmesurado y a una actividad, en muchos casos, excesivamente frenética y todo esto, rodeado de multitud de gente que desean lo mismo que tú, en el mismo lugar y tiempo. Ese aparente estado vacacional se convierte en un angustioso periodo del que estoy seguro, nada más empezarlo, muchos desean que acabe cuanto antes.

No critico la playa, la costa… critico la superpoblación, la sobre concentración de personas, que impide que un periodo que ha de servir para descansar, para recargar pilas, actué como bálsamo para todo lo contrario.

Hay gente que vive en la ciudad y que, por su condición o actividad, podría hacerlo en un pueblo sin ningún tipo de problema y de forma continua. Es más, podría afirmar que, seguro que el ahorro que tendría, por vivir en un pueblo, le permitiría hacer escapadas a la ciudad que deseara y costearse un buen fin de semana, cosa que no se puede permitir viviendo de forma continua en la ciudad. Paradójico.

En España hay multitud de pueblos que pueden ser una bonita alternativa al turismo veraniego tal como lo entendemos hoy y también a nuestra habitual forma de vida. Una alternativa para refugiarse si los tiempos no vienen como deseamos. Propiedades desde las que se puede teletrabajar, donde podemos encontrar los recursos básicos de manera abundante y de calidad.

En verano están cargados de fiestas populares y en otoño, invierno y primavera son lugares en los que se pueden realizar multitud de actividades relacionadas con la naturaleza o, por ejemplo, visitar ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla…  Desde esta perspectiva las ciudades tienen mucho encanto.

Hace años, cuando la gente no tenía el nivel adquisitivo que se tiene hoy, bueno, más bien el que teníamos antes del estado de alarma, la gente iba a su pueblo a descansar. Muchos tenían como vivienda la casa de sus padres, abuelos…  o tenían una vivienda propia.

Hemos de retomar ese pasado. Si lo hacemos encontraremos multitud de ventajas y soluciones que no podemos desvalorar, ventajas para nosotros y para esas comarcas devastadas por la despoblación y que necesitan más gente para subsistir.

Un espacio de tranquilidad que nos ayude a cultivar nuestra mente y nuestro cuerpo, cada uno a su forma.

Un simple paseo por el campo con un grupo de senderismo apreciando el paisaje, sabiendo qué nombre tiene ese gran árbol con el que nos acabamos de cruzar o cómo se llama esa preciosa flor que ha acaparado el interés de todos los que la hemos visto, es una forma de cultivar nuestra mente, además de ejercitar nuestro cuerpo.

Hemos de repoblar el mundo rural. Recuperar nuestro origen sin despreciar nuestro presente y nuestro futuro, pero sí intentando que este sea más seguro y menos incierto.

Entiendo que ante nosotros se presenta una oportunidad histórica para rectificar. Hemos de aprovecharla, hay motivos para que nos lo propongamos.

Es el momento de pasar de la España vaciada a la España equilibrada y para ello nuestro gobierno ha de facilitar que esos lugares, muchos de ellos mal comunicados, gocen de infraestructuras que eviten que ese sea un motivo para no ir a ellos. Sean dotados de estructuras eléctricas medioambientales y autosuficientes, autónomas.  Y gocen de buenas conexiones de internet, asistencia médica, plataformas culturales y educativas…

Me gustaría hacer una última reflexión a modo de resumen.

Tras esta crisis hay algo que habrá quedado claro; el teletrabajo es una alternativa viable y rentable para muchos casos. Las empresas lo están descubriendo a la fuerza. Esto provocará una deslocalización de parte de su personal tras comprobar que es posible trabajar de esta manera.

En cuanto a las residencias que cada uno de nosotros podamos tener, hay que considerar que para aquellos que solo poseen una, la de la ciudad, si se desprenden de ella o la alquilan, podrían disponer de una vivienda en el campo o pueblo con mayores comodidades y prestaciones.

Por otro lado, para aquellos que tienen dos, les sugeriría que cambiaran su orden, convirtiendo la segunda residencia en la primera.

Estas, entre otras, son parte de la solución.

Javier Cabrera de Castro (www.inmocampo.com, Director)

'Coronavirus y el mundo rural', por Javier Cabrera de Castro

[Fotos: Javier Cabrera de Castro ]

Continuar leyendo
Clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tu opinión

Un manifiesto ‘En defensa de La Salchi’

Profesionales y ciudadanos interesados por la cultura, la historia y el Patrimonio Histórico de Pozoblanco firman un manifiesto “En defensa de La Salchi”

Avatar

Publicado

el

por

‘La Salchi’ de Pozoblanco

Los abajo firmantes, profesionales y ciudadanos interesados por la cultura, la historia y el Patrimonio Histórico de Pozoblanco, manifestamos nuestra firme oposición a la decisión, tomada por sorpresa, con urgencia, de forma unilateral y en solitario por el gobierno municipal del PP de Pozoblanco, de ceder por 30 años parte del edificio de La Salchi a la Junta de Andalucía para ubicar oficinas administrativas, por las siguientes razones:

  1. La Salchi es uno de los escasos ejemplos de Patrimonio Arquitectónico de valor singular que se conservan en Pozoblanco, destacando entre sus valores el hecho de ser una manifestación clara del espíritu emprendedor y de iniciativa que han caracterizado desde siempre a los habitantes de Pozoblanco.
  2. El edificio de La Salchi merece un tratamiento arquitectónico unitario para garantizar su conservación y puesta en uso, sin alterar completamente las características que lo hacen único y, sobre todo, sin recurrir a parches ni soluciones improvisadas que compartimenten el espacio, rompan su unidad, ataquen sus valores patrimoniales esenciales e hipotequen a futuras corporaciones municipales para desarrollar un futuro proyecto.
  3. Desde hace varias legislaturas, los diferentes partidos políticos que han concurrido a las elecciones municipales en Pozoblanco han asumido en sus programas electorales el proyecto de creación de un centro dedicado a la Cultura y al Patrimonio Histórico en La Salchi (incluido el PP en el programa con el que ha accedido al gobierno municipal). Y este consideramos que es el uso que, de forma unitaria, debe darse a este edificio, ya que con él se consigue dotar a Pozoblanco de un equipamiento cultural del que carece a la vez que se consigue mantener los valores patrimoniales que hacen de La Salchi un edificio único.

Por todo ello, consideramos que la cesión por parte del Ayuntamiento a otra institución de espacios dentro de La Salchi para convertirlos en oficinas (que perfectamente pueden ocupar otros espacios urbanos más adecuados) rompe la unidad y ataca los valores patrimoniales del edificio, hipoteca la capacidad de actuación de futuras corporaciones municipales e impide para siempre la posibilidad de dedicar un edificio emblemático, reflejo de la actividad industrial y emprendedora de nuestras gentes en el pasado, para el desarrollo cultural futuro de nuestro pueblo.

Nos oponemos a que hipotequen nuestro futuro. Nos oponemos a que ataquen la cultura. Nos oponemos a que nos quiten La Salchi.

Firmas

  • Juan B. Carpio Dueñas. Historiador.
  • Juan Aperador García. Historiador.
  • Conrado Castilla Rubio. Historiador.
  • Carmen C. Jiménez Aguilera. Historiadora.
  • Manuel Vacas Dueñas. Historiador.
  • Matías Sánchez García. Historiador.
  • María Jesús Sánchez Raya. Historiadora
  • Bartolomé Pozuelo Calero. Profesor de Filología Clásica de la Universidad de Cádiz.
Continuar leyendo

Tu opinión

‘La pérdida de La Salchi y la Historia sobrevalorada’, por Juan Bautista Carpio

Juan Bautista Carpio Dueñas nos deja su opinión sobre la decisión del Ayuntamiento de Pozoblanco de ceder durante 30 años La Salchi a la Junta de Andalucía para establecer allí la Oficina Comarcal Agraria

Avatar

Publicado

el

por

La Salchi

Hace tiempo, no supe bien qué responder cuando alguien me dijo que la Historia estaba sobrevalorada. La verdad es que me hizo pensar. ¡No tomes el nombre de la Historia en vano! tendría que haberle contestado. Porque estamos demasiado acostumbrados a un uso ramplón, simple y vano del adjetivo “histórico”. Una victoria histórica del Madrid, o del Barcelona, o del Betis… en el partido del siglo. Mucha historia para poco contenido, para poca verdad. Si calificamos de “histórica” una noticia que apenas sobrevivirá un par de días en los medios (y eso, gracias a las constantes repeticiones en el Canal 24 Horas), quizá el problema no es de sobrevaloración. Quizá el problema sea que nos hemos habituado a tomar el nombre de la Historia en vano.

Sin embargo, no es este el caso. No es vano el empeño del alcalde de Pozoblanco, Santiago Cabello (PP) en calificar de “paso histórico” la cesión de uso por 30 años de un edificio emblemático como La Salchi a la Junta de Andalucía, para instalar allí la administración de la Oficina Comarcal Agraria. ¿No hay otro solar, otro edificio, que ceder a la Junta con este fin? ¿No hay otro uso mejor para el que es uno de los escasos ejemplos de Patrimonio Arquitectónico de valor en Pozoblanco que el de parcelarlo para instalar simples oficinas administrativas? Claro que lo hay. Por ejemplo, las características del edificio lo convierten en el lugar ideal para esa gran casa de la cultura que sería el proyectado Centro de Patrimonio Histórico de Pozoblanco, que en su día llevaron en programa electoral todos los grupos políticos que aspiraban a la alcaldía de Pozoblanco.

Pero no es eso lo que quiere el actual equipo de gobierno del Ayuntamiento de Pozoblanco, sino lo contrario: llenar de sal el campo de batalla que para ellos es la cultura, para conseguir así que nada crezca. Porque un pueblo más culto es un pueblo que piensa, que razona, que critica. Y eso no les gusta a algunos. Por eso es importante que, a falta de ideas, a falta de proyectos, se ceda un edificio municipal emblemático y con múltiples posibilidades de convertirse en equipamiento cultural y social para que otra Administración haga lo que quiera con él. Siempre que no tenga nada que ver con la cultura. En tres días, con nocturnidad, con alevosía, sin dar tiempo a una movilización que saben que de otra forma estallaría.

Por eso es muy importante que reaccionemos, y que lo hagamos ya. Que les hagamos saber que no queremos que vendan ni que regalen una parte importante de nuestro Patrimonio Histórico. Que no queremos que nos roben el sueño de contar con un nuevo equipamiento cultural necesario para Pozoblanco. Hace años, desde una única asociación, Piedra y Cal, se consiguió mantener en pie una modesta caseta de tren, y eso nos permite hoy disfrutarla pero, sobre todo, soñar con las posibilidades futuras que nos ofrece. Hoy le toca a La Salchi. Y todos tenemos que implicarnos, para detener lo que sería un verdadero “hecho histórico”: acabar con las posibilidades de desarrollo que nos ofrece un elemento emblemático de nuestro Patrimonio Histórico. Tenemos que reaccionar  para que no hipotequen nuestro futuro. Para que no sigan atacando nuestra cultura. Para que no nos quiten La Salchi.

Juan Bautista Carpio Dueñas. Doctor en Historia.

Continuar leyendo

Tu opinión

‘Una buena persona’, por Juan Ferrero

“Popularmente se conoce como buena persona a aquella que es amable…”. Una artículo de opinión de Juan Ferrero

Avatar

Publicado

el

por

bondad

Popularmente se conoce como buena persona a aquella que es amable de trato, que no es conflictiva, que no se mete en problemas, que se aguanta con lo que le echen, que no expresa sus críticas o discrepancias con los que socialmente están por encima de ella y, como consecuencia, no suele tener antipatías ni enemigos que, con la intención de vengarse o de desprestigiarla, la difamen y calumnien. Y si a todo esto se le añade el que lleve a cabo algún tipo de obra asistencial, la valoración se multiplica.

Por otra parte, contradiciendo en líneas generales el concepto anterior, tenemos que en nuestra cultura occidental se considera a Jesucristo (al menos hasta ahora y al margen de ser o no creyentes), como la persona representativa de la máxima bondad y, sin embargo, Jesús de Nazaret no siempre fue amable de trato, se mostró conflictivo, expresó sus críticas públicamente contra lo que juzgaba injusto, señalando incluso con el dedo (denuncia profética), proponiendo alternativas y cambios de conducta, tuvo muchos enemigos y se le calumnió y difamó ante la gente de su entorno y de su tiempo; fue desacreditado por muchos de sus actos o manifestaciones. (Y no olvidemos que la condena a muerte aparece como consecuencia del ataque que hacía a los pilares que sostenían la injusta sociedad de su tiempo.)

Ante la oposición de los dos conceptos acerca de la bondad, ¿habrá que revisar lo que realmente es “una buena persona”?

Ahora que en la Cuaresma los cristianos andamos metidos en periodo de reflexión sobre las enseñanzas, la vida, pasión y muerte del Nazareno, tendríamos que repasar cuántos perjuicios o daños hemos padecido en nuestra persona, en la de nuestra familia, en nuestra profesión, en nuestras aspiraciones, en el buen nombre que a toda persona se le supone, etc. por intentar seguir su mensaje. (Pero su mensaje, no una caricatura o deformación más o menos interesada del mismo.)

La sociedad de nuestro tiempo continúa siendo injusta como hace dos mil años, aunque con otro formato; y la religión del espectáculo o del consuelo puede estar bien; mas, a la luz de los evangelios, aquellos cristianos que no caminen siempre al borde y con el riesgo de caer del lado de los leones, tendrían que revisar su fe y su concepto de lo que es ser buena persona.

Juan Ferrero

Continuar leyendo
La tienda de 17pueblos.es
La tienda de 17pueblos.es

CONTACTAR

¿Quieres ponerte en contacto con nosotros? Escríbenos y contestaremos lo más rápido posible. También nos puedes enviar un Whatsapp y lo atenderemos en cuanto nos sea posible.

  • Tlf: 646 175 273
  • Correo: info@17pueblos.es

 

Repasando

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies