Desde el pasado día 1 de Junio, el centro de salud de Pozoblanco ha aumentado la personalización de los cuidados de enfermería en función del cupo médico de pertenencia del usuario, es decir, cada ciudadano tiene asignado su médico y enfermero de referencia.

Este cambio organizativo significa mejoras directas en la atención recibida por la ciudadanía, ya que favorece la accesibilidad y la personalización de los cuidados mediante la asignación de enfermeras referentes, lo que garantiza que toda la población tenga asignada una enfermera responsable de su cuidado.

De esta forma, promoviendo la accesibilidad como elemento de mejora continua, se favorece el aumento del tiempo dedicado al domicilio, mejor acceso al material de apoyo al cuidado en el domicilio, flexibilidad de horarios, huecos para demandas clínicas o de prescripción de recetas.

Además, la coordinación más estrecha entre enfermera y médico de atención primaria potencia y estimula la anticipación en la resolución de problemas, la mejora y el control del seguimiento de pacientes, promueve agendas personalizadas y descongestiona la espera para la atención, ya que permite la atención individualizada con tramos horarios previamente establecidos.

Con estas medidas se persigue también fomentar la colaboración y el trabajo multidisciplinar para promover una atención sanitaria con respuestas más completas, eficaces y próximas a la ciudadanía.