Conecta con nosotros

Tu opinión

‘Gobernamos para todos’, por Miguel Romero Ruiz

Próxima ya una nueva cita electoral, los socialistas de Pedroche nos disponemos a afrontar este nuevo reto con la experiencia del trabajo realizado durante varios años y con la ilusión puesta en nuevos proyectos que posibiliten la mejora constante en la calidad de vida de nuestros vecinos.

Publicado

el

Pedroche

Próxima ya una nueva cita electoral, los socialistas de Pedroche nos disponemos a afrontar este nuevo reto con la experiencia del trabajo realizado durante varios años y con la ilusión puesta en nuevos proyectos que posibiliten la mejora constante en la calidad de vida de nuestros vecinos.

Son varias las legislaturas en las que hemos disfrutado de la confianza de nuestros ciudadanos y a la que hemos intentado corresponder con nuestro esfuerzo constante en superar los retos propuestos y conseguidos en su mayor parte.

En este sentido no estaría de más, llegado este momento electoral, recordar algunos de los logros más importantes que con el paso de los años pareciera que siempre han estado ahí y que, por tanto, no se les da la importancia que tienen y que han permitido disfrutar de la etapa más próspera de Pedroche desde y hasta donde nos alcanza la memoria, aun y a pesar de haber vivido durante muchos años bajo la pesada losa de la crisis.

En primer lugar, hay que resaltar como nuestro mayor reto y preocupación el empleo. Muestra de ello es la inversión realizada a lo largo de estas legislaturas que asciende a más de 14 millones de euros, aproximadamente. Cantidad que ha supuesto la generación de más de 200 contratos por año y que se han realizado durante todos los años que llevamos gestionando el ayuntamiento, muchos de ellos superiores al mes de contratación. Sumados todos los años no son pocos, pero también somos conscientes que no son suficientes en tanto no lleguen a todos. Seguiremos en esa línea, apostando por conseguir el mayor empleo posible para nuestros vecinos y, como botón de muestra, baste recordar a las 17 trabajadoras que actualmente trabajan en la Ayuda a Domicilio municipal.

Nuestros mayores son otro de los colectivos que merecen la mayor atención y lo mejor de nuestro esfuerzo. Actualmente son más de 70 los que reciben la Ayuda a Domicilio del Ayuntamiento, además de disfrutar de iniciativas tanto culturales como recreativas y turísticas que tan merecidas tienen tras toda una vida de trabajo. Innumerables actividades son programadas a lo largo de cada año pensando en ellos.

Otro sector que centra nuestro interés es el agrícola y ganadero, que cuenta con la máxima sensibilización y el mejor conocimiento del alcalde, al haber ejercido esta profesión. Esta preocupación se traduce en un apoyo constante a la Cooperativa Agroganadera en cada una de las iniciativas que hacen llegar al Ayuntamiento, algunas de las más recientes han sido la construcción de una sala de juntas dentro de la nave cooperativa, el revestimiento exterior del edificio, la dotación de servicios, la mejora de la explanada con asfalto, etc.

También la dehesa es una de las prioridades del actual equipo de gobierno, como se demuestra con las cuantiosas inversiones llevadas a cabo para su mejora global y continua, entre otras: la reforma y adecentamiento de naves, el arreglo de caminos, la poda y regeneración del encinar, la puesta en funcionamiento de pozos y sondeos, una mejor gestión en el aprovechamiento de las cercas a través de constantes innovaciones en el pliego de contratación de las mismas, como es el primar a los jóvenes agricultores a la hora de subastar, y favorecer a los residentes en Pedroche. También el aspecto turístico, medioambiental y deportivo en nuestra dehesa ha sido y es uno de los puntales para atraer a gente de distintos lugares, como son los diversos campeonatos de orientación celebrados, la caza o el senderismo. Todas estas iniciativas suponen una fuerte inversión cada año.

Una de las preocupaciones que nos tienen más alerta, por sus especiales características, es la referente al colectivo de jóvenes, tanto en el aspecto laboral como en el cultural, deportivo y recreativo. Muestra de esto son los contratos específicos que cada año se ofertan para ellos, la construcción de viviendas de protección oficial, la preferencia en la subasta de la dehesa antes citada, las distintas infraestructuras creadas y dirigidas especialmente para ellos, tales como el campo de fútbol, la pista de pádel, la biblioteca, la casa de la juventud, el gimnasio, la pista ecuestre, el centro Guadalinfo, etc.; también diversos eventos como conciertos musicales y pruebas deportivas.

 Un hecho importante durante estas legislaturas ha sido la dotación de suelo industrial en nuestro pueblo, que ha posibilitado un cierto desarrollo industrial, así como la construcción de varias naves, que han generado empleo y que el Ayuntamiento ha subvencionado a las empresas que se han asentado en el polígono. Estas medidas se han adoptado pensando también en los jóvenes, para facilitarles su inserción en el mundo laboral.

En cuanto a las infraestructuras y dotación de servicios basta darse un paseo por la localidad para apreciar el gran cambio que se ha producido durante estos años de gestión socialista. Multitud de calles han sido intervenidas y mejoradas con materiales típicos de la zona y dotadas, la mayoría de ellas, con plataforma única que facilita la movilidad tanto de peatones como de vehículos. Grandes obras han visto la luz en esta etapa, tales como el Centro de Interpretación, el gimnasio, el

edificio de usos múltiples que alberga el centro Guadalinfo, los servicios sociales y el juzgado, también la biblioteca y casa de la juventud, el cementerio, las naves del polígono, el campo de fútbol, la depuradora de aguas residuales y, sobre todo, la reconstrucción, rehabilitación y puesta en valor del convento, lugar emblemático de Pedroche que merece ser destacado. Este ayuntamiento se enorgullece de haber evitado su desaparición tras casi 500 años de existencia con su compra y recuperación de zonas prácticamente en ruinas, el haber apostado por su mantenimiento con la construcción de un hotel rural de calidad que dará vida a todo el conjunto a la vez que supondrá la creación de nuevos puestos de trabajo y dotará al municipio de un servicio turístico tan demandado ahora.

Otro aspecto que no hemos descuidado es el referente a la participación ciudadana y el fomento de la implicación de los vecinos en la vida social y cultural de nuestro pueblo a través de los distintos colectivos y asociaciones, siendo el mejor ejemplo de ello la representación teatral de ASONADA. El ayuntamiento siempre ha estado y está apoyando y colaborando con cualquiera de las iniciativas propuestas por las asociaciones, ya sean de tipo social, cultural, deportivo, religioso, educativo o recreativo. Baste mencionar a algunas pero no a todas, por ser numerosas y sin que por ello les demos más importancia a unas que a otras. Ahí tenemos a la banda de música, la asociación de mujeres, la agrupación musical y la músico cultural gachera, el grupo Nuestras Tradiciones, la asociación cultural del caballo, el coro rociero, las distintas cofradías, las asociación contra el cáncer, la sociedad de cazadores, el ampa del colegio, el equipo de fútbol, el grupo de teatro de Asonada, la peña cordobesista Rubén Díaz Valiente, la asociación deportiva Juan Ignacio Romero, etc.

Hemos fomentado multitud de iniciativas durante estos años, tales como el desarrollo de jornadas como las de historia local, las de recuperación de la memoria histórica, las de bienestar social y envejecimiento activo, semanas culturales, edición de libros de autores locales, diferentes talleres y conferencias, diversos homenajes y reconocimientos, distintos encuentros y talleres, varias exposiciones como la reciente avícola, eventos de todo tipo y de ámbito que excede lo local, algunos de ellos incluso internacional, tales como los aniversarios de la mancomunidad, el del pedrocheño conquistador de Creta, etc., que dan una idea del papel protagonista de Pedroche. Asimismo, hemos trabajado mucho para conseguir que los piostros fueran declarados como fiesta de interés turístico de Andalucía y hemos hecho realidad que el convento y la ermita de Santa María sean declarados Bienes de Interés Cultural.

Nunca Pedroche ha estado mejor promocionado ni tenido mayor protagonismo que durante estos últimos años. Prueba de ello es que la presidencia de la Red de Conjuntos Históricos (Patrimonia) la ejerce nuestro alcalde y que engloba a 20 pueblos de las distintas provincias de Andalucía que tienen un rico patrimonio monumental e histórico-artístico. Otros ejemplos de este protagonismo los tenemos en algunos programas de televisión de ámbito provincial, regional e incluso nacional y, por qué no decirlo, en las distintas ediciones de la vuelta ciclista a España.

Todo esto, y mucho más que se queda en el tintero, viene siendo una realidad durante estos años. Es la muestra de un trabajo bien hecho y de manera altruista por un equipo de gobierno socialista, cuyo único objetivo es el interés general y no el particular o grupal.

Este esfuerzo merece ser conocido para ser valorado, teniendo en cuenta desde donde se partía, tras una etapa de gobierno popular.

Tenemos que saber que la situación económica del Ayuntamiento ha experimentado un cambio espectacular durante estos años. Hemos pasado de heredar una deuda aproximada de 600.000 euros (unos 100 millones de pesetas) a tener actualmente un superávit de más de 300.000 euros, además de haber cancelado todos los préstamos y disfrutar ahora de un Ayuntamiento totalmente saneado y solvente. Gestión que además ha llevado aparejada una bajada de impuestos, tales como el del IBI, donde se han producido varias reducciones hasta establecerlo actualmente en el 0,55 % y tratar así de paliar en lo posible el fuerte incremento en los valores catastrales tras la revisión llevada a cabo por el gobierno de Rajoy, además de primar con beneficios fiscales a diversos colectivos como el de las familias numerosas.

Y, para finalizar, hay que dejar bien claro que seguimos en la misma línea de trabajo por nuestro pueblo, que seguimos teniendo multitud de ideas y propuestas para mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos, que conocemos mejor que nadie los problemas, que nadie de fuera nos dirige ni tutoriza nuestra gestión y que nuestra ilusión e impulso es tan grande como la fuerza que dimana de estos años de legislatura.

Miguel Romero, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Pedroche

Tu opinión

‘El idioma: jodidos y huevos, por ejemplo’, por Juan Ferrero

Quienes tienen un tesoro y no saben apreciar su valor acaban perdiéndolo. Es lo que puede ocurrir con la lengua española en España.

Publicado

el

por

diccionario

Quienes tienen un tesoro y no saben apreciar su valor acaban perdiéndolo. Es lo que puede ocurrir con la lengua española en España.

Cada idioma tiene un recorrido histórico en el que se va formando con las distintas influencias, aportaciones y circunstancias hasta que alcanza una categoría con la  que se puede considerar idioma o lengua con identidad propia, llegando a un grado de perfección más o menos alto, según los casos. Y esa perfección se mide por las posibilidades de comunicación y la brillantez de la misma.

El español, procedente del latín, alcanzó hace ya mucho tiempo el nivel que le permite se clasificado uno de los idiomas más ricos en esas posibilidades de entenderse entre los humanos. Y a eso hay que añadirle otro valor: el número de personas que lo utilizan. (Segunda en el mundo por el  número de hablantes nativos y tercera por el número de hablantes en general)

Es cierto que hasta entrado el siglo XX solo una minoría ilustrada aprovechaba las excelencias del español, mientras que el resto de la población usaba un nivel coloquial o vulgar. Gracias a esa minoría ilustrada se mantuvo el español en todo su esplendor, ya que el uso de la lengua vulgar tendía a localizarse, a deformarse de distinto modo en cada pueblo, en cada provincia y en cada región; porque el  “pueblo llano”  —“inculto¨ por tradición en España- , no hace la legua, como afirman algunos, sino que la destruye.

Sin embargo, en el último cuarto del siglo pasado tuvo lugar una convulsión cultural en España que creó ilusionantes expectativas.

Mas al final, todo se desinfló como un globo.

El españolito medio, en general, excepciones aparte y sálvese quien pueda, con un mínimo de 14 o 16 años obligatorios de escolarización, a los que se sumaron la popularización de bachilleres y carreras universitarias, continuó hasta nuestros días empleando una lengua pobre, limitada en la expresión, de mal gusto e incorrecta en sus significados y sin el aprecio por la lengua como un tesoro a conservar.

Por otra parte, la persona no nace sabiendo un idioma, sino que se lo impone la familia, la escuela y la sociedad. Siempre será algo impuesto, necesario y positivo, pero impuesto. Los adultos, igual que los niños, hablan copiando de lo que oyen y leen (los de la lectura son más  escasos).

Por lo tanto, corresponde a los gobernantes obligar a un uso correcto y de buen gusto del idioma a las personas que en los distintos medios (radio, televisión, música, cine, prensa, etc.) van a ser copiados en su expresión lingüística por la población. Así pues, el gobierno de cada nación es responsable de mantener la buena salud de su idioma.

Ahora bien, ¿se imaginan a un candidato en un mitin político prometiendo que su partido obligará a todos los medios de difusión a  que empleen el idioma de modo correcto y sin chabacanerías ni groserías?

Se imaginan también la reacción de los asistentes al supuesto mitin, ¿verdad?…  Pues eso nos marca el nivel intelectual de nuestra sociedad.

Hay expertos y especialistas del tema que mantienen que la pobreza y limitación del idioma conlleva cierto freno en el desarrollo de la mente. Observemos, por ejemplo, que cuando pensamos, aunque nos mantengamos callados, lo hacemos con palabras. No es de extrañar que exista una relación entre la capacidad de expresión y comprensión y el cerebro.

Lo negativo del lenguaje vulgar, chabacano, grosero, tosco, etc. es su mal gusto y, sobre todo, su incorrección. Cada vez que cargamos erróneamente una palabra de varios significados estamos empobreciendo el idioma.

Pongamos un ejemplo: observemos cómo un gran porcentaje de las expresiones o palabras utilizadas en el hablar cotidiano se refieren constantemente a la zona anogenital y sus derivados. Eso, aparte de indicar una limitación idiomática, señala un uso incorrecto de nuestra lengua, porque no se les llama a los objetos y acciones por sus nombres. Hoy se dice ya en todos los ambientes “huevos” en lugar de testículos y “jodido” en vez de fastidiado, molesto, indispuesto, dañado, perjudicado, y un largo etcétera. Y esto es solo un ejemplo.

 Este es el tipo de idioma que se le está imponiendo a la sociedad española desde los distintos medios.

Si a ello añadimos la estúpida aceptación de palabras inglesas que nos invaden y la eliminación del español por parte de las camarillas independentistas en sus territorios, podemos augurar que nuestro idioma va a quedar muy mermado en España a corto plazo. Y una parte de culpa la tendrán los intereses particulares de los gobiernos de turno y, otra parte, el papanatismo de la sociedad española que lo permite.

Juan Ferrero

Continuar leyendo

Tu opinión

‘Los depredadores y la idiotez invisible’, por Juan Ferrero

“Imaginemos un río. En una orilla se encuentra el nacimiento de los seres humanos y en la otra orilla, la muerte…”. Un artículo de opinión de Juan Ferrero

Publicado

el

por

puente

Imaginemos un río.  En una orilla se encuentra el nacimiento de los seres humanos y en la otra orilla, la muerte. En medio, atravesando el río, la persona que, como un puente, se sustenta sobre dos pilares: uno formado por la maldad y la bondad, y otro, constituido por el sentido común (o lógica natural) y la idiotez.

Los estudiosos del ser humano mantienen que los atributos individuales de ambos pilares dependen de las condiciones culturales en las que se haya criado cada persona. Lo que decía Ortega y Gasset: “Yo soy yo y mi circunstancia”

Si bien esto puede ser cierto en ese primer pilar (bondad-maldad) que sujeta el paso por el puente de la vida, en el otro pilar (sentido común-idiotez) no depende siempre de la circunstancia en la que se vive.

Es verdad que desde cualquier pedestal o foro se puede llegar a idiotizar a la gente, pero es también verdad que nacen muchas personas que ya vienen a este mundo con defecto de fabricación, y no solo nos referimos a esos individuos que nacen con carencias físico-psíquicas claramente visibles, sino a esos otros que,  padeciendo un alto grado de idiotez se incorporan a la sociedad como si no adolecieran de tales deficiencias.

Por otra parte y continuando con el símil del puente, el objetivo ideal del ser humano, como individuo y como colectivo, es conseguir el placer y evitar el sufrimiento.

Pues bien, gran parte de la culpa de que estos dos objetivos no se consigan la tienen los idiotas invisibles.

En este sentido, la especie humana se encuentra en desventaja, comparada con otras especies. En las demás especies, los idiotas son las primeras presas de los depredadores, de tal modo que la vida no les da la oportunidad de reproducirse, mientras que en la especie humana (al ser algo genético y no tener depredadores de otras especies), los idiotas se reproducen una y otra vez sin nadie que pare la “epidemia”, extendiéndose el número de afectado como las estrellas del firmamento y las arenas del desierto, que dirían en la antigüedad.

La idiotez invisible tiene dos aspectos negativos:

1.- Gran parte del sufrimiento de los seres vivos lo producen los idiotas. Por eso debiera haber alguien que evitase su reproducción; un organismo o comisión que creara el título de “idiota” y luego concedérselo a quien, tras un exhaustivo examen genético y social, se le detectara tal deficiencia. Claro que a ver quién era el guapo encargado de entregarle dicho título al afectado: “Aquí tiene usted, su título de idiota. Prohibido tener descendencia”.

2.- El otro aspecto negativo consiste en que el idiota no sabe que lo es. Tanto es así que, el autor de este artículo pudiera padecerlo y no haberse enterado; de ahí estas cosas que escribe.

Nunca se debe descartar nada.

Pero bueno, este escrito, aparte del espacio que ocupa, no causa mal a nadie, digo yo.

Juan Ferrero

Continuar leyendo

Tu opinión

‘Evolución o involución, esa es la cuestión’, por Cristina García Sarasa y Manuel Sánchez Jurado

Ya lo decía Hipócrates, el padre de la medicina, “Las enfermedades no nos llegan de la nada”. Un artículo de opinión de Cristina García Sarasa y Manuel Sánchez Jurado.

Publicado

el

por

Mascarilla

Ya lo decía Hipócrates, el padre de la medicina, “Las enfermedades no nos llegan de la nada. Se desarrollan a partir de pequeños pecados diarios contra la Naturaleza. Cuando se hayan acumulado suficientes pecados, las enfermedades aparecerán de repente.” Y en un mundo interconectado, globalizado y poco sostenible, los virus llevan varios años siendo una de las principales amenazas de la salud, junto con las bacterias resistentes a antibióticos, la contaminación del aire y el cambio climático.

En los últimos 30 años, el número de brotes de enfermedades infecciosas detectados se ha multiplicado por tres y era algo dentro de lo esperado que un nuevo virus se propagara de los animales a los seres humanos y causara una pandemia. La cuestión era saber cuándo ocurriría.

Y ese día llegó y ahora todos nos lamentamos. Es normal, necesitamos un periodo para lamernos las heridas e infundimos ánimos, pero ya es hora de reflexionar sobre qué no hicimos bien y qué necesitamos cambiar, reforzar o innovar como sociedad, porque este problema no lo solucionaremos actuando como “individuo”.

Necesitamos que los sistemas de salud sean públicos, universales y fuertes, capaces de resistir amenazas masivas para la salud.

Necesitamos que los gobiernos inviertan en sanidad e investigación pública y gestionen mayor cantidad de recursos ante la posible llegada de otras epidemias o pandemias, con políticas preventivas que nazcan del consenso político y social.

Necesitamos una respuesta colectiva a esa demanda de lo público, una respuesta de todos, porque los virus no distinguen de sexos, fronteras, razas, riquezas o religiones y si la sanidad se extiende a todos, unidos podremos salir mejor y más reforzados de cualquier tipo de epidemia o pandemia.

Necesitamos planes de investigación que identifiquen enfermedades y patógenos que puedan ser una emergencia de salud pública, pero de los que actualmente carecemos de tratamientos y vacunas efectivas.

Necesitamos fortalecer los mecanismos de colaboración y coordinación internacionales. Una enfermedad de este tipo no tiene fronteras, por lo que necesitamos crear nuevas formas de colaboración entre países para hacer frente a este tipo de pandemias. No podemos permitir que cada país acumule vacunas, acapare recursos y ejecute su propio plan. España necesita cada vez más ser Europa, no mirarnos en los ombligos nacionalistas, sino ser los que lideremos la solución la próxima vez que ocurra una pandemia. Porque ésta no ha sido la primera y no será la última vez que nos enfrentemos a algo de esta magnitud.

Necesitamos un buen sistema de protección social que destine más recursos a quienes menos medios tienen; necesitamos una educación pública que mejore el futuro de una sociedad que debe ser más solidaria, íntegra, colaboradora y resiliente; necesitamos tener una economía diversificada y neutra para el clima, capaz de sostenerse con energías renovables; necesitamos ser prolíficos en producción científica y ser punteros en investigación tecnológica.

¿Y cómo se financia todo este gasto público? Pues la única opción es que los recursos salgan de los impuestos, no deben depender de donaciones más o menos altruistas, no puede ser que alguien ajeno al sistema decida cuánto y dónde se invierte. Si alguien quiere dar dinero al sistema público, debería hacérselo llegar a los responsables de administrarlo para que ellos lo gestionen en función de criterios públicos.

Muchos cambios que necesitan de una sociedad consciente y responsable, cambios sistémicos que no son sencillos porque necesitaremos repensar nuestro modelo de vida actual, nos forzará a buscar alternativas que nos permitan seguir con nuestras vidas de manera diferente y tendremos que actuar para defender un futuro mejor para nuestros hijos e hijas.

Promover la solidaridad y no el egoísmo; la cooperación y no la desesperación; la unión y no la división y el enfrentamiento; la visión crítica y no el ataque furibundo provocado por la infodemia de rumores, bulos y datos falsos. Éstos y no otros, son y serán valores fundamentales a desarrollar.

En estos días de confinamiento vemos y escuchamos aplausos en los balcones, oímos historias emotivas…, parece que hay un repunte de la responsabilidad social, un empoderamiento ciudadano para el “rescate” de lo público, pero ¿qué ocurrirá cuando acabe el confinamiento? ¿Seguiremos aplaudiendo en los balcones con las mismas ganas y nos moveremos como sociedad para que nuestra sanidad, educación e investigación públicas, sean fuertes, estén bien gestionadas y dotadas con los recursos suficientes?

Ojalá sea así. Entonces, sabremos que esos aplausos eran de verdad, que no eran espejismos de solidaridad, que no eran actos egoístas para limpiar nuestra conciencia y creer que estábamos haciendo algo por el bien común, que no eran por nosotros mismos, por sentirnos arropados por el grupo, por agarrarnos a un rayo de esperanza en la rutina de un confinamiento duro, por sentirnos que no éramos los únicos en esta situación crítica…

Ojalá hayamos aprendido algo en este tiempo de encierro, ojalá hayamos reflexionado sobre el tipo de sociedad que queremos ser, qué podemos hacer para mejorarla y, como individuos, que hábitos tenemos que cambiar para el bien común.

Si lo hacemos, será el cambio social más importante de los últimos siglos y servirá para preservar un futuro más sostenible a nuestros hijos. Habremos sabido que la evolución es el camino. Sin embargo, si elegimos la involución, a lo mejor será tarde para muchas cosas, entre otras, la posibilidad de construir un mundo donde quepamos todos.

Cristina García Sarasa, bióloga

Manuel Sánchez Jurado, psicopedagogo y maestro

Continuar leyendo
La tienda de 17pueblos.es
La tienda de 17pueblos.es

CONTACTAR

¿Quieres ponerte en contacto con nosotros? Escríbenos y contestaremos lo más rápido posible. También nos puedes enviar un Whatsapp y lo atenderemos en cuanto nos sea posible.

  • Tlf: 646 175 273
  • Correo: info@17pueblos.es

 

Repasando

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies