El centro de los pueblos encierra mucho más que lo que la gente denominamos como “economía del comercio”, es un punto de encuentro, un lugar donde sus ciudadanos se interrelacionan y donde conviven.

Un centro periférico perjudica enormemente a una gran parte del municipio y de no evitarlo, la inmensa mayoría de nuestros paisanos verán como “SU CENTRO” cada vez está más lejos de ellos.

La línea que se ve en el gráfico es preocupante, es una línea ascendente que guía al consumidor y al ciudadano directamente a la Salchi. No es lo mismo quebrarla en la fuente de los Godos y dirigirla a oeste, este o sur.

El centro de hoy se mantendría, y junto con el centro del siglo XX, sería un centro más cercano.

Además de esto, su tejido comercial se deteriorará con las consecuencias desastrosas que esto implicaría para los que hoy mantenemos en Pozoblanco sus negocios a base de muchas horas de trabajo y esfuerzo familiar.

Nuestro Ayuntamiento tiene la obligación de velar por todo esto y como he leído en algunos sitios últimamente “evitar su deterioro y potenciar otros lugares de nuestro municipio con menos equipamientos”.

Paisanos de otros barrios echan en falta políticos que miren por sus intereses.

La reflexión nos lleva a tener claro que un buen gobierno local planifica dotaciones y equipamientos de la forma más proporcionada posible, de forma que todos sus ciudadanos obtengan ventajas equilibradas.

Además de esto, reincidir en lo que por todos sitios oigo que no es otra cosa que:

“¿Por qué nuestro Ayuntamiento se mete en cambiar cosas ya acordadas? ¿Es que no tiene nuestro pueblo lugares calificados como comerciales como para cubrir las demandas que de este tipo de suelo se generen? ¿Por qué, después de tantos años de enfrentamiento con unas cosas y otras, no han hecho lo imposible para evitar esta nueva controversia?”

Rectificar es de sabios.

Francisco Alvarez Alvarez

centrolejos-01