El consejero de Economía clausura en Pozoblanco las XXIII Jornadas Técnicas de COVAP, empresa que ha destacado por su actividad de I+D+i

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, ha apostado en Pozoblanco por construir marcas asociadas a la calidad, la innovación y el conocimiento para generar riqueza desde el principio de igualdad de oportunidades.

Ramírez de Arellano, que ha clausurado las XXIII Jornadas Técnicas de COVAP, en las que se ha abordado la importancia de incorporar la economía digital en las empresas, ha explicado que estas herramientas son “el resultado de la mezcla de tres ingredientes esenciales para generar riqueza desde el principio de la igualdad de oportunidades, conocimiento, innovación e internacionalización, los pilares sobre los que el Gobierno andaluz está construyendo su economía para las próximas décadas”.

En este sentido, ha apuntado que, con el conocimiento que emana de la Universidad, “se gestan procesos y servicios innovadores que abren, a su vez, nuevos mercados”.

Para el titular de Economía, la marca COVAP es un ejemplo de ello y un modelo a seguir en cuanto a apuesta por la innovación, ya que ha demostrado “su convicción sobre el papel de la I+D+i en el desarrollo de una economía equilibrada” y ha sabido ver este proceso y plasmarlo en iniciativas como Big Dairy, un proyecto para optimizar la producción y mejorar las explotaciones ganaderas, haciéndolas más competitivas.

Esta decisión de hacer de la innovación seña de identidad, ha añadido, ha permitido que COVAP y sus miles de ganaderos “afronten los nuevos tiempos en mejores condiciones y consigan que los mercados más exigentes les abran sus puertas”.
Ramírez de Arellano ha destacado además que la economía digital es también “sinónimo de internacionalización”, ya que “Internet es un escaparate global que da proyección internacional y te reta constantemente a innovar para ser competitivo”.

En esta línea, ha recordado que Andalucía quiere hacer de la internacionalización el lema de su economía, porque “posee todos los vectores adecuados para conseguir los objetivos que nos planteamos: atraer inversiones, generar riqueza y repartir equitativamente los recursos”.