Según ha comunicado la propia autora en su blog, la novela “Aquello que fuimos“, de la pozoalbense Pilar Muñoz Álamo, ha resultado ganadora del Premio Literario Amazon 2018.

Al ser ganadora ha conseguido su publicación en papel y digital con Amazon Publishing, la traducción al inglés con Amazon Crossing, 5.000 dólares estadounidenses, campañas de marketing en las tiendas Amazon y un e-reader Kindle Oasis de 32 GB con WiFi y 3G.

El Premio Literario Amazon está dirigido a autores que publican en español a través de Kindle Direct Publishing (KDP), servicio de publicación independiente, que permite publicar un libro en versión digital y en papel a través de la plataforma Amazon. Con el concurso se busca potenciar la visibilidad de los autores y destacar los mejores libros del concurso.

En su blog, Pilar Muñoz Álamo ha dado la noticia:

“Una llamada en la carretera ha dibujado un nuevo paisaje en mi vida y yo voy a perderme en él para vivirlo y sentirlo al máximo. Pero antes, permitidme que dé rienda suelta a la voz que he venido acallando y que, como un eco emocionado, no ha cesado de gritar: «¡He ganado!».”

“Quiero dedicar este premio a mis padres, mis grandes ausentes en este momento tan importante y emocionante de mi vida. Sé que habrían llorado en silencio al conocer la noticia, que se les habrían caído lagrimones mudos, limitándose a abrazarme porque la emoción les habría impedido articular palabra.”

Aconsejamos leer al completa el artículo publicado [clic aquí], lleno de emoción.

“Aquello que fuimos”, la sinopsis

En plena juventud y tras cuatro años de ausencia, Blanca regresa a su Málaga natal arrastrando una maleta y un pasado que no sabe si podrá afrontar. En otro punto de la ciudad, un año más tarde, Víctor recibe una llamada de teléfono en relación con Fuensanta, su madre, que pondrá su vida en jaque dejando al descubierto una estela de engaños en la que todos se verán implicados, hasta descubrir una oscura verdad. Vidas con diferente origen, fuertemente marcadas por decisiones propias o ajenas de aparente insignificancia. Futuros rotos que requerirán un máximo de valor, fuerza y coraje para poderlos superar.

NUNCA SUBESTIMES UNA DECISIÓN, POR INSIGNIFICANTE QUE PAREZCA. EL RUMBO DE TU VIDA PODRÍA DEPENDER DE ELLA. Son incontables las veces en que parecemos tener claro quién es víctima y quién verdugo; a quién hemos de salvar y a quién culpar sin ninguna contemplación, a pesar de contar con elementos mínimos, los que nos brinda el hecho de ser testigos de un único suceso puntual, sin ahondar en nada más. No reparamos entonces en la probable conjunción de ambos papeles, ni siquiera en su alternancia dentro de un mismo ser. Como tampoco reparamos en la triste realidad de que cualquiera de nosotros, y en cualquier momento, puede dejar víctimas a su paso sin pretenderlo, incluso aquel que siempre juró que jamás dañaría a nadie. Esta historia no habla de crímenes ni venganzas. Habla de decisiones, trascendentes o intrascendentes, cobardes o valientes, que no solo condicionan nuestra vida, sino la de aquellos que habitan a nuestro alrededor. Decisiones y acciones que truncan el camino de los inocentes hasta convertirlos en culpables, para luego enjuiciarlos moral y legalmente como si todo, absolutamente todo, fuera producto exclusivo de su voluntad. Pero… ¿en realidad es así?”