Cuando nos dijeron que por la temática de la VIII edición del Salón del Libro invitaban a la librería virtual 17pueblos a participar, nos lo tomamos como una oportunidad para darnos a conocer más, que nos sirviera de publicidad. Ni por un momento pensamos que venderíamos más de cinco libros. La sorpresa ha sido mayúscula y no solo por vender más libros (que más de cinco hemos vendido) sino por la maravillosa experiencia que ha resultado ser.

Nos propusimos hacer más un stand para mostrar lo que tenemos que una librería. Un sitio en el que estuviera reflejada la comarca de los Pedroches. Y creo que nos quedó “aparente“. Los 17 pueblos de los Pedroches estaban más que representados en él. Si bien es verdad que Pedroche estaba algo más representado (guiño, guiño).

No quiero meterme en número de ventas ni en número de personas que han pasado por el stand. Pero sí quiero contar algunas de las cosas que he vivido allí, pequeñas anécdotas. Como aquella mujer mayor que me contaba cómo su madre cosía con una máquina como la que estaba allí, como el hombre que se acerca a decirme que su madre le mandaba con un celemín como ese a que se lo llenaran en la tienda, o los que se paraban a mirar el vídeo de la jornada de Nuestras Tradiciones a comentarlo conmigo.

Otra atracción que tenía la librería era los paneles con palabras utilizadas en la comarca. Muchos niños, y no tan niños, venían buscando palabras y preguntando su significado. Ha quedado claro el rico vocabulario que tenemos y que pocas veces utilizamos.

Y dejamos para el final lo más importante, los agradecimientos:

Al Ayuntamiento de Pozoblanco y particularmente a Rosario Rossi, concejala de Biblioteca, por incluirnos en esta aventura.

Al personal de la Biblioteca Municipal, en especial a Angélica y a Rafaela por sus constantes atenciones y amabilidad.

A Ana, trabajadora del Ayuntamiento de Pozoblanco, a la que en algún momento creo que la hemos vuelto loca (guiño, guiño).

A los escritores que se han acercado a nuestra librería y han colaborado en nuestras locuras como hacerse una foto con su libro y otra que pronto os mostraremos.

Quiero agradecer especialmente a las personas con las que he compartido más tiempo esta semana. Nos hemos reído, hemos bailado, hemos bailado la jota (y no pocas veces) y hemos tomado café y dulces cuando apretaba el gusanillo, espero que la próxima vez no nos graben sentadas en el banco (guiño, guiño), que son:

A Laura, de librería Laura, amable y cariñosa siempre conmigo.

A Ana María, de librería Mundoletra, gracias por tu ayuda y amabilidad.

A María Luisa, del grupo de jotas La Faneguería por su cariño y enseñanzas, que iban dedicadas a los niños pero de las que me he empapado.

Y me va a perdonar, pero no me acuerdo de su nombre (soy fatal para recordarlos) a la encargada del stand del Conservatorio Profesional Marcos Redondo por su cariño, por ese café con rosquillos que nos supo a gloria y por amenizarnos con el contrabajo (prometo averiguar tu nombre).

A los animadores de Eventuarte por decir cosas tan bonitas de nuestra librería y por plantearme el reto de buscar un libro, y al final lo encontraré, jeje.

Agradecer, por supuesto, a todas aquellas personas que han comprado en nuestra librería, a aquellos que no han comprado pero han alabado nuestro trabajo y a aquellos que han descubierto que hay una librería que solo vende libros de nuestra tierra.

Y si de alguien me olvido que me perdone.

Muchas gracias de corazón a todos porque ha sido una aventura maravillosa, donde he conocido a buenas personas.

Isabel Fernández
17pueblos.es

Salón del Libro de Pozoblanco

Salón del Libro de Pozoblanco

Salón del Libro de Pozoblanco