José Arias Mora, ingeniero agrícola de Puertollano, escribió en 2013 el libro «La ruta del segundo viaje de Don Quijote desde tierras manchegas a Andalucía», donde, en contra de lo anteriormente establecido, situó tres episodios de las aventuras de Don Quijote en Torrecampo: el susto de los batanes, el yelmo de Mambrino que llevaba el barbero y la liberación de los galeotes y su posterior huida de la Santa Hermandad hacia las estribaciones de Sierra Morena.

Tal y como señaló una crónica del ABC, el autor cuenta que el suceso del molino de los batanes tuvo lugar nada más pasar el límite provincial a través de la Cañada Real Soriana Occidental por el río Guadalmez que sirve de frontera con Ciudad Real, frente al cerro Cantalobos y cerca también del arroyo Guadamora. En el molino del Turruñuelo, en Torrecampo.

Además, una vez que el Quijote y Sancho huyen evitando el acoso de la Santa Hermandad es cuando el escudero avisa a su señor de que era necesario salirse del camino para encaminarse bien a Almodóvar del Campo o hacia El Viso. Siempre se ha dado por hecho de que este “El Viso” es “El Viso del Marqués”, aldea de Santa Cruz de Mudela, pero según el autor se trataría de El Viso de Los Pedroches.

Y todo esto, tras un detallado estudio y visitando cada uno de estos lugares, plasmando todas sus deducciones y explicaciones en este libro.

El blog “Crónica de Torrecampo” se hizo eco dándole una gran importancia a estos estudios, que podrían ser utilizados para fomentar el turismo en la zona:

Esta noticia debe ser objeto de estudio y puesta en valor de un patrimonio cultural y un espacio natural únicos. El aprovechamiento turístico debe ser motor de desarrollo de la economía local y comarcal. Y una palanca de esta índole puede suponer un acicate para promocionar Torrecampo más allá de festividades y celebraciones puntuales que se celebran a lo largo del año.

Juan Bosco Castilla también habló de esta noticia en su blog “Tratado de lo que ignoro“, se puede leer haciendo clic aquí.

En 2013 no existía 17pueblos, así que ahora es un buen momento para recordar esta novedad.

No tenemos constancia de que algo se haya hecho para investigar estos datos desde aquí, desde nuestra comarca, desde Torrecampo, e intentar aprovecharlo desde el punto de vista cultural y turístico. En el caso de que esa investigación sí exista, rogamos nos informen de ello para darla a conocer.

Así, recordamos el dicho, “nunca es tarde si la dicha es buena“.