La Delegación de Cultura ha ampliado las visitas al castillo de Belalcázar dentro de las Jornadas Europeas de Patrimonio Histórico.

Así lo ha informado la delegada Cristina Casanueva, quien ha explicado que debido a la “expectación generada se van ampliar las visitas a los días 29 de noviembre, viernes, y el 1 de diciembre, domingo”.

En esta ocasión, el ciudadano que quiera asistir tendrá que ir por medios propios hasta el municipio de Belalcazar. Entre los dos días, podrán visitar el castillo 300 personas, que para hacerlo deberán inscribirse a través de los siguientes teléfonos o correos:

Las visitas se realizarán mediante tres turnos a las 9.00, a las 11.00 y a las 13.00, con un máximo de 50 personas por turno. La duración aproximada de cada uno es de 1 hora y 40 minutos, con la presencia de personal historiador-conservador.

El recorrido comprende el entorno del Castillo, Centro de Recepción de visitantes, Patio de Armas y la subida a la Torre. Durante la visita, el guía mostrará el recorrido mediante  pinceladas y reseñas de la evolución histórica del castillo, el sistema constructivo y su evolución así como la intervención de consolidación y puesta en valor.

Casanueva ha adelantado que “se está trabajado en la organización conjunta con el Ayuntamiento del municipio “en una apertura extraordinaria a principios de año, para que puedan conocer el castillo aquellas personas que no hayan podido acceder a las visitas de las jornadas de patrimonio”.

Como ha señalado la delegada de Cultura, la puesta en valor de este castillo, uno de los más relevantes de Andalucía, en el que se ha invertido cerca de un millón de euros por parte de la Consejería de Cultura y Patrimonio de la Junta de Andalucía “va a suponer un gran revulsivo para la Villa de Belalcázar, que ya cuenta con un legado cultural de primera magnitud. La apuesta Cultural de la Junta de Andalucía tanto en este monumento como en otros realizados con anterioridad, contribuye a la reactivación económica de la zona de la provincia en base a una proyección turística de calidad”.

El Castillo de Belalcázar está declarado Bien de Interés Cultural en virtud a la Disposición Adicional 2ª de la Ley 16/1985 de Patrimonio Histórico Español. El Monumento protegido como BIC afecta tanto al Castillo como al recinto amurallado, también conocido con otras denominaciones como castillo de Gahete, en un primer momento, y posteriormente como de los Sotomayor, por ser dicha familia nobiliaria la que patrocinó su construcción en el siglo XV.

Tipológicamente está vinculado a los castillos señoriales castellanos de la Baja Edad Media. Presenta una estructura cerrada envuelta mediante lienzos murarios y torres, entre las que destaca por su majestuosidad la del Homenaje, y dispone de un patio de armas con funciones de carácter residencial. Presenta una planta cuadrangular tendente hacia el trapecio, formada por cuatro lienzos de muralla con ocho torres, cuatro de ellas en las esquinas y otras cuatro en el centro aproximado de los citados lienzos, con un patio de armas central. Todo el conjunto presenta una fábrica de mampostería de sillares de granito.