No sería una novedad decir que España se encuentra en una situación crítica y lamentable, desgraciadamente para los mismos, los pobres.

Cada día que pasa, abro más los ojos ante la situación del país en el que me encuentro, y mi nivel de indignación aumenta.

¿No os aterra ver la televisión por el temor de saber qué nueva metedura de pata han hecho en el país? Porque a mí sí.

Me harta encender la televisión o entrar a las redes sociales, y ver como unos políticos se creen los titiriteros de un pueblo resignado; aunque por encima de eso, mi indignación crece al ver como el pueblo se presta a ser la marioneta, ver cómo el pueblo tiene miedo a manifestarse porque a lo mejor sus acciones puedan llevar esto a peor…

A mí, sinceramente, muchas cosas me han alterado la sangre este año, pero la que realmente me ha llevado al extremo de la indignación ha sido la famosa y polémica “Ley Mordaza”; en cuya ley se prohíbe expresar la libertad de expresión mediante multas elevadas, como estas:

  • Acciones consideradas leves penalizadas con multas de entre 100€ y 600€:
    • Negarse a identificarse.
    • Consumir bebidas alcohólicas en la calle.
    • Ocupar la vía pública por la venta ambulante (el llamado ‘top manta’).
    • Etcétera
  • Acciones consideradas graves penalizadas con multas de 601€ a 30.000€:
    • Manifestarse frente a la sede del Congreso, del Senado o de parlamentos autonómicos si se “perturba la seguridad”.
    • Impedir un desahucio. ◦ Negativa de disolución de concentración o manifestación.
    • Etcétera
  • Acciones consideradas como muy graves y penalizadas con multas de 30.001€ a 600.000€:
    • Reunirse o manifestarse en infraestructuras de servicios públicos.
    • Celebrar espectáculos o actividades recreativas en contra de la prohibición ordenada por la autoridad correspondiente.

Ley_Mordaza

Y digo yo…¿dónde está la coherencia de esta gente creando estas leyes? Porque creo que si la gente se manifiesta es porque no tiene dinero y buscan soluciones, no van a manifestarse con el riesgo de recibir una paliza de mano de los policías y/o entrar a la cárcel por gusto, sino que son movidas por la indignación de la actitud de los políticos ante la actual crisis. Como bien dijo don Miguel Ángel Revilla en una entrevista: “La Ley Mordaza solo sirve para asustar al pueblo. Bien podía llamarse la ‘Ley del Acojonamiento’.” Con cosas como estas solo puedo intentar buscar respuestas a las preguntas de ‘¿Realmente existe la libertad o es una simple químera que el sistema nos intenta vender desde que nacemos?’ ‘¿Realmente somos libres, o actuamos acorde a unas normas preestablecidas?’ Últimamente, lo único que me queda claro es que la libertad de expresión está permitida solo hacia aquellos que hablen cosas de acuerdo con el gobierno, y el que diga lo contrario, va directo a la cárcel, como es el caso del rapero Pablo Hásel, condenado a dos años de cárcel; al igual que la justicia está en manos de áquel que disponga de alto poder adquisitivo, sin importar el delito cometido.

Me consuela saber que siempre quedará la chispa revolucionaria que hará arder todo esto tarde o temprano; y que esa chispa la podemos encontrar en nuestras manos, en la de los jóvenes, porque si nos movemos, conseguiremos cambiar toda esta situación. Recordad: “Podrán partirnos la boca, pero no nos callarán; y si lo hacen, las paredes hablarán por nosotros.”

expresion-libertad

Reyes de la Cruz García.

 [Haz clic aquí para leer otras entradas de Reyes de la Cruz]