En esta Semana Santa nos ha dejado Francisco Paredes Rojas, nacido en Belalcázar hace 86 años.

Paco, al que tuve el honor de conocer y charlar con él varias veces, me contó cosas importantes que al cabo de medio siglo ha desvelado en un interesante reportaje publicado por el País Semanal el pasado 20 de marzo de 2016 [leer aquí], pocos días antes de morir. Este belalcazareño era prospector (buscador de uranio) de la Junta de Energía Nuclear. Contaba, y cuenta en El País Semanal, que una noche de enero de 1966 pasaron a recogerlo de forma confidencial y trasladado con su grupo de técnicos a Cuevas de Almanzora (Almería), allí, en la pedanía de Palomares, habían chocado dos aviones de Estados Unidos cayéndose cuatro bombas termonucleares. Su trabajo, junto con sus compañeros y soldados de EEUU, fue inspeccionar la contaminación radiactiva de los terrenos.

Fue un testigo de excepción, cuya información, que incluso tuvo que certificar, se vio obligado a mantenerla en secreto.

Varias veces hemos visto en TVE reportajes sobre las bombas de Palomares, pero qué poco sabíamos de nuestro paisano Paco.

Recomiendo leer el reportaje periodístico de Manuel Planelles para conocer lo que ha desvelado Paco. (Aunque no se diga, está confirmado que Paco nació en Belalcázar y también era hijo de belalcazareños).

Joaquín Chamero Serena


En la foto:  Francisco Paredes y sus compañeros de la Junta de Energía Nuclear (JEN) en la playa de Palomares en enero de 1966 (Fuente: El País Semanal. Bernardo Pérez)