Venga, no lo penséis más, empezad por vuestros vecinos y no dejéis ni uno vivo. Matad a todos los inmigrantes musulmanes, según vosotros ellos son los culpables, pero, ¿y luego qué? ¿Qué pasará cuando hayáis erradicado toda una cultura y una sociedad? ¿Qué pasará cuando otros terroristas elijan otra excusa para matar? ¿También los mataréis?

Indignación e impotencia es lo que podemos sentir la mayoría de españoles en estos momentos, pero no todos hemos publicado en las redes sociales “gilipolleces” que culpan del atentado a todos los inmigrantes que han venido a España o a todos los musulmanes del planeta. A todos esos, una pregunta: ¿de verdad lo pensáis?

En ese caso creo que habría que recordar que no todos los irlandeses católicos eran terroristas del IRA, ni todos los vascos eran terroristas de ETA, ni todos los católicos eran asesinos de la Santa Inquisición, simplemente eran terroristas que yéndose al extremo de una ideología o religión empezaron a matar gente. No voy a decir gente inocente porque tampoco creo que haya gente de a pie culpable. Obviamente hay gente culpable de financiarlos, de darles armas, de comprarles el petróleo con el que trafican, pero incluso esto no los hace asesinos de masas. Son los terroristas los que con sus actos señalan y estigmatizan a una comunidad entera.

Hablar de terrorismo con los adjetivos islámico o musulmán detrás hace que se considere a todos los musulmanes terroristas, por lo tanto, empecemos a hablar con propiedad: son terroristas del ISIS, no musulmanes, no son moros ni árabes, son TERRORISTAS, dejemos de una vez las etiquetas que generalizan y meten en el saco a personas que no tienen nada que ver con el terrorismo. Son terroristas que con la excusa de la “Yihab” y de recuperar el califato siembran el pánico entre todos.

Metámoslos a todos…, a todos los terroristas en la cárcel.

Antonio López Pozuelo