La ermita de San Sebastián de Pedroche está situada junto a la carretera que une esta localidad con Torrecampo, justo a la salida del casco urbano.

Fue construida alrededor de los siglos XIV y XV, aunque ha sido objeto de diversas remodelaciones. El edificio fue declarado en ruinas en 1964 y fue reconstruido gracias a las donaciones de los vecinos. La última remodelación se realizó en 1993. Pero, según vemos cómo se encuentra en la actualidad, quizás necesite alguna que otra obra de mejora.

Paredes que se caerán de un momento a otro, paredes totalmente desconchadas, y agrietadas. Empedrados desaparecidos bajo hierbajos. Los que llevamos tiempo visitando la ermita, y los que amamos nuestro rico patrimonio arquitectónico, además de su gran valor religioso, bajamos la mirada de impotencia y rabia ante el abandono en el que se encuentra la ermita.

No necesita una gran inversión el tener la ermita sin hierba, y solo una mínima inversión para hacerle desaparecer las grietas y desconchados. La Diócesis de Córdoba, como máxima responsable, debería poner “pies en pared” de inmediato, ya que pronto será tarde.

Tras su arreglo, se podría celebrar la festividad de San Sebastián tal y como se hacía antes [ver aquí], y también podría ser objeto de muchas visitas, aumentando de esta forma la oferta turística del municipio.

Su única nave tiene en la cabecera un presbiterio cubierto con bóveda semiesférica de ladrillo. Dentro, incluso podemos curiosear con elementos como éste o éste. Así la veíamos hace unos años (Fuente: Ayto de Pedroche):

A ver qué pasa.