[Cosas que se piensan en el coche por no poder escuchar la radio porque alguien le dio por robar la antena. Día* 4]

(*) O mejor dicho, noche.

Vengo de la presentación del libro “Cultura del Olivar de la Sierra en Los Pedroches”, de Antonio Carrasco Bautista y Juan de la Cruz Cabrera García-Arévalo, publicado por el Ayuntamiento de Pozoblanco y Olivarera Los Pedroches.

Sorprendente la cantidad de gente que ha asistido, y entendible al imaginar que han ido, seguramente, todos los socios de la olivarera y todos los que han participado de alguna manera en la confección del libro.

Acompañando a la presentación del libro se ha proyectado un vídeo con un interesante material videográfico, antiguo y de diferentes intervenciones de las personas a las que se les ha entrevistado para este trabajo. Además, complementado con unas magníficas vistas aéreas del olivar de Los Pedroches.

Y viniendo de camino he estado recordando las diferentes intervenciones de varios propietarios o familiares de propietarios de olivares. Y, claro, me he acordado de otra intervención, la de alguien que estuvo de casera junto a su familia (numerosa, por cierto). Tiene un matiz diferente a lo escuchado en El Silo, aquí también se habla de penurias:

El Cortijo, 1965 – 1979

Por cierto, es mi madre quien habla. Por cierto, yo nací en 1973. Allí viví hasta los 6 años.